Ricardo III

Antes fue siempre fuego

Sinopsis:
"Antes fue siempre fuego" baila la necesidad de construirnos en un mundo y ser imagen y semejanza, de sabernos formas inseguras e intentar mantenerlas bajo control. Es el tiempo de la forja, del fuego, el golpe y la materia, un encuentro en la docilidad, una encarnación de sus sentidos y direcciones. Dos cuerpos que no bailan sino que son bailados. Se vuelven dóciles, como espejos anatómicos a la espera de la correspondencia física, soportando su fugacidad, sostenidos en lo frágil. Condenados a ser siempre germen, a estar siempre atentos a la posibilidad de acceder al vínculo, como si ese acceso fuese la última esperanza de belleza”. Así se acerca la coreógrafa y directora Maryluz Arcas a su última creación, que empezó a gestarse a finales de 2010 y que se estrena en esta edición de Escena Contemporánea. En el escenario, Maryluz Arcas y Koke Armero investigan sobre el movimiento, traducido a un lenguaje personal que ya comenzó a articularse con sus anteriores trabajos: El libro de los venenos. Variaciones de farmacología antigua, El monstruo de las dos espaldas y Sed Erosiona. En esta ocasión, la viola da gamba de Illo Muriel (compositor habitual de compañías como Ladinamo o Cranamöur y artífice de la ópera circense Renglones imaginarios y, junto a Nathaniel Mann, de la sinfonía The Tower of Hope) y la voz de Rosa Miranda (solista, ha cantado bajo la dirección musical de los maestros Aldo Ceccato, Jorge Rubio, Oscar Ghersensson, Josep Vila, Jae-sik Lim y Esther Sanzo, entre otros) les acompañan en este trabajo, al tiempo inquietante y cercano.

Intérpretes:
Compañía La Phármaco

Compañía: La Phármaco

Relacionados

¡Comparte tu opinión!

Antes fue siempre fuego, Danza

Categorías