Ricardo III

Dando el cante

Sinopsis:
Inma “La Bruja” crea este monólogo a su imagen y semejanza: lucidez, sinceridad, inteligencia y humor conducen por un recorrido surrealista dibujado por su voz. El público se sumerge en una narración que le traslada a situaciones por todos reconocibles, pero que ahora se presentan envueltas en surrealismo e ironía. Su voz flamenca, desgarrada y plena de matices, va salpicando el monólogo de cantes, ilustrando sus reflexiones de una forma orgánica, con una entrega y una sinceridad conmovedoras que llega a conectar con todos los públicos de una forma inmediata, sin filtros, visceral. Nos vamos adentrando en un mundo personal, inequívocamente femenino, en el que armoniza los elementos populares con las más transgresoras vanguardias.

El espectáculo se enmarca en un escenario sin pretensiones que con gran efectividad, colabora a engrandecer la palabra, la música, realzando el discurso sin distorsiones. Su gran aportación a la innovación teatral reside en la introducción de elementos del surrealismo y el dadaísmo en un contexto de aparente lenguaje popular y minimalismo escénico. Pronto descubre el espectador un fondo de brillante humor e inteligencia sublime, donde subyacen reflexiones de universal alcance. La actriz configura una línea de discurso que rompe muros, paredes, incluyendo la cuarta pared del hecho teatral. Estas son algunas de las secuencias de este discurso:

- "Comienza nuestro espectáculo cuyo guión lo conduce la respiración (herramienta perfecta para entrar en coherencia cardiaca) y este es nuestro trabajo " a corazón abierto"...

-"Le dije para siempre NO al dolor en aquella ocasión en la que me peinaban. Del daño que sentí, se me volvieron los ojos del revés. En ese instante, me vi por dentro. Nunca imaginé las asambleas que se producían en mi interior, como aquella conversación en la que el corazón le decía al intestino: "por favor, quédate unos días en mi lugar, necesito descansar y además tengo acumulados días de asuntos propios...” -El intestino aceptó- Durante una semana tuve que hacer "de tripas, corazón.." y sentí que la Vida era un asco...”

-"Sobre mi desconocido carácter científico, cómo lo descubrí una mañana en la que me identifiqué con la mecánica cuántica al recordar que la ley que la define es la misma que algunos de mis despertares : el principio del día, el principio de la incertidumbre"

Entre parlamento y parlamento, el cante flamenco: "que por guapas nos tiran palomas en Cádiz y en Roma. Y Paris, en París, en París...".

Intérprete:
Inma "La Bruja"
 

Relacionados

¡Comparte tu opinión!

Dando el cante, Monólogo

Categorías