Ricardo III

De algún tiempo a esta parte

No quiero que me consuele nadie.

"Con esas palabras, 'no quiero que me consuele nadie', Emma se resiste al olvido y a mitigar su propia amargura de la vida provocada por todas las pérdidas que le han provocado las guerras.

Guerras en plural porque Max Aub escribe De un tiempo a esta parte en el año 1939, entre el final de la Guerra Civil Española y el inicio de la Segunda Guerra Mundial, y coloca a su protagonista en el quicio entre ambos conflictos, entre todos los totalitarismos que arrasaron Europa en esos años.

La aniquilación de la identidad austríaca que supuso el Anchluss, la anexión de Austria producida en marzo de 1938, se convierte en una metáfora de la usurpación de la identidad personal de Emma. Su doloroso vínculo con la Guerra Civil Española por la muerte de su hijo y la depuración de su marido en la Viena ocupada suponen dos heridas sangrantes de una mujer que recorre como un fantasma sus propios recuerdos, obligada a ser la criada de su propia casa y de su propia vida.

Y a pesar de todo esa mujer golpeada por la vida y por la historia decide seguir adelante, vivir, luchar y sobre todo recordar, porque como ella misma dice: si no hubiese recuerdos, ¿para qué se viviría?

Subir a Max Aub al escenario es una ocasión para hacernos esta y otras muchas preguntas sobre la identidad, sobre lo que somos y lo que perdemos cada vez que ignoramos a quienes una vez se obligó a dejar el país y se les condenó a la cadena perpetua del olvido."

- Ignacio García, director


Intérprete:
Carmen Conesa

Dirección: Ignacio García
Iluminación: Juanjo Llorens
Figurinista: Lorenzo Caprile
Escenografía: Nicolas Bueno
Espacio Sonoro: Ignacio Garcia
Producción: Teatro Español

Relacionados

¡Comparte tu opinión!

1 Noticias relacionadas

De algún tiempo a esta parte, Drama

Categorías