Ricardo III

Dignidad

“Un despacho en la sede de un partido político. Dos hombres, que comparten unas ideas, aspiran a hacerse con el poder. A priori para cambiar aquello que no funciona. Representan la esperanza, la ilusión, el cambio para una sociedad cada vez más desencantada con la política y todo lo que la envuelve. Sin embargo, una cosa es la realidad que el ciudadano ve en su casa, en la televisión, a través de los filtros a los que se somete la información y otra, bien distinta, es la realidad desconocida en la intimidad de un despacho, aquí convertido en una especie de ring, metáfora de la arena en la que miden sus fuerzas los luchadores, donde estos dos hombres, que han caminado juntos, unidos con el devenir de los años por una sólida amistad, están a punto de destapar que el poder, sólo por la presumible proximidad a la que se encuentran de él, les está transformando alejándoles peligrosamente.

Sin embargo, este no es un texto sobre política. O mejor dicho, no es un texto que hable exclusivamente de política. Sí quise, o esa era mi intención como autor, escribir un texto sobre la amistad, sobre cómo le afectan a esta las ambiciones a nivel individual, una de mis obsesiones como autor. ¿Hasta dónde está el ser humano dispuesto a llegar a cambio de lograr las metas que un día se marcó?

Por ello no pretendo aleccionar, ni moralizar, ni siquiera denunciar cómo funciona el sistema, pues nadie soy para ello. Eso, además, con una mirada rápida a la prensa diaria queda a la vista. Confieso haber revisado, eso sí, mis creencias respecto a mi fe inquebrantable en la democracia como única vía posible para solucionar los problemas de la sociedad en su conjunto y del individuo en particular. Renovada está ahora, más que nunca, mi fe en la democracia.

Por todo ello insisto, una vez más, en decir que esta es una historia sobre la amistad. Sí, la amistad y el desencuentro entre dos amigos al cuestionarse, cada uno de ellos, qué debe prevalecer en un momento crítico, la fidelidad al compañero, a pesar de los pesares, o su dignidad individual. ¿A quién traicionar, al amigo que te acompañó hasta aquí o a la idea que vertebró tus creencias más profundas?”

Ignasi Vidal, autor y coprotagonista de Dignidad


Intérpretes:
Ignasi Vidal
Pablo Puyol

Dirección: Juan José Afonso
Autoría: Ignasi Vidal
Espacio Escénico e Iluminación: Sergio Gracia
Vestuario: Félix Ramiro
Producción ejecutiva: Carlos Lorenzo
Ayte. de producción: Natalia Echeverría 

Relacionados

¡Comparte tu opinión!

3 Noticias relacionadas

Dignidad, Espectáculo

Categorías