Ricardo III

El Brujo: El lazarillo de Tormes

Rafael Álvarez, uno de los grandes hombres de la escena teatral de nuestro país, vuelve a deleitarnos con su versión del clásico Lazarillo de Tormes. Un texto magistral que presenta una original reflexión sobre la marginación y el hambre. ¡Déjate emocionar por la exquisita interpretación de El Brujo!

"Déjenme decirles algo: jamás abandonaré al Lazarillo. Cada vez que lo represento disfruto especialmente. Nunca he dejado de conectar con el público de una manera especial. La satisfacción del gozo no se puede fingir y yo gozo de veras con esta obra.
El Lazarillo y yo hemos recibido mucho más de lo que ambos hemos dado. La compensación afectiva y emocional es muy grande y el alivio y la tranquilidad mayor. Esta criatura de ficción nació con un destino muy especial y por eso sigue aquí.
El Lazarillo trata de la marginación, el hambre y la vivencia dura de la infancia. Los paralelismos entre el mundo del infante que acompaña al ciego y la situación de tantos niños del tercer mundo que mueren de inanición son obvias. La historia se repite una y otra vez. Como casi siempre, esta situación es la consecuencia de un mundo de desequilibrios en el que los bienes están descompensados. Y nace de la falta de conciencia ante el valor de la vida.
Por todo esto, porque Fernán Gómez supo capturar el alma de este pícaro, porque me apasiona recitar sus andanzas por los teatros; aquí está este maravilloso relato, primordial para mí, como lo es servir la necesidad del público a cada momento. Una necesidad que puede ser de diversión, de esclarecimiento, de relajo, de un silencio o de un grito. A sabe
r".

- Rafael Álvarez


Intérprete:
Rafael Álvarez ‘El Brujo’

Relacionados

¡Comparte tu opinión!

1 Noticias relacionadas

El Brujo: El lazarillo de Tormes, Monólogo

Categorías