Ricardo III

El destino de un cuadro es estar torcido

Sinopsis:
El espectáculo trata de dos mujeres fuera de los esquemas habituales de la sociedad. Son dos artistas en busca de otra realidad, más cerca de los sueños y de la imaginación.

Cada una, a la hora de expresarse, de crear y experimentar, representa la cara incómoda de la otra. Por esto se atacan con ironías, frialdad, manipulaciones, chantajes, exhibiciones y juegos crueles. Usan cualquier estratagema para refugiarse en su mundo, el de la ficción, donde se sienten más vivas y auténticas que en la cruda realidad.

La relación entre ellas es compleja e intrigante. Cada una proyecta en la otra sus inseguridades. En definitiva son de la misma pasta.

Están fuera y dentro, en el escenario y consigo mismas, viviéndose como personajes y como actrices: Son una, ninguna y cien mil. Y siempre vuelven a ser lo que son, con sus miserias, sus edades, sus muchas vivencias. Su utopía es construir un puente con el público para mirarse en él, para conocerse y seguir investigando.

Al final contagian al público un cierto pudor, la sensación de haber asistido a un strip tease del alma. 

Intérpretes:
Marina Andina
Celia Bermejo

Dirección: Antonella Pinto
Compañía: 3Güimen
 

Relacionados

¡Comparte tu opinión!

El destino de un cuadro es estar torcido, Comedia

Categorías