Ricardo III

El jardín de los cerezos (Ángel Gutiérrez)

El jardín de los cerezos tiene más de 100 años. Pero nadie sabe de qué trata. Algunos recuerdan que la hacienda de la noble dueña Ranévskaya se vende por deudas, y que un tal Lopajin (un nuevo rico) intenta convencerla para poder recuperarla: hace falta dividir la tierra en parcelas y venderlas para arrendar casas de veraneo. Ella rechaza su consejo y finalmente, en la subasta, celebrada el 22 de agosto, el mismo Lopajin compra el jardín de los cerezos.

Durante toda la obra los personajes de Chéjov se divierten, hacen picnics, toman copas, cantan, bailan, se olvidaban incluso de la belleza de la naturaleza que les rodea. Y en este ambiente, un sonido enigmático y misterioso aparece durante toda la obra. Nadie sabe qué significa ese sonido ni de donde procede. Es un sonido suave, triste, pero todos se asustan, permanecen inmóviles, pensativos. Liubov Andréievna Ranévskaya tiembla estremecida, está a punto de desmayarse. Luego, sólo un infinito silencio se extiende desde su alma al cielo, a las estrellas. Nada, ni un sólo sonido; y de nuevo el mismo insoportable gemido. Es la voz que grita eternamente en nuestra alma, nos acusa por todo lo que hemos hecho. Es una voz de confusos y vanos arrepentimientos, de infinitos días perdidos, de esperanzas muertas, la voz de todo lo engañoso y perdido, de todo lo que hemos conseguido y de lo inaccesible... Y parece que en un solo instante sabremos para qué vivimos, cuál es el sentido de nuestra vida, de dónde venimos y a dónde vamos...


Intérpretes:
Marta Belaustegui
Samuel Blanco
Alicia Cabrera Díaz
Jesús del Caso
José Luis Checa
Germán Estebas
Frasko Ferrer
Jesús Gª Carrasco
Keesy Harmsen
David Izura
Cristina Martínez
Laura Martínez
Lorena Neumann
José Rubio

Dirección, traducción y adaptación: Ángel Gutiérrez
Autoría: Anton Chéjov
Producción: Teatro Chéjov; Compañía Ángel Gutiérrez

Relacionados

¡Comparte tu opinión!

1 Noticias relacionadas

El jardín de los cerezos (Ángel Gutiérrez), Espectáculo

Categorías