Ricardo III

El veneno de Laura

Sinopsis:
Terpsícore Teatro Danza nos propone, en esta ocasión, un espectáculo sobre la violencia de las relaciones interpersonales. La obra más allá de lo particular, trasciende el tema de la violencia de género y nos muestra el microcosmos de dos amantes que ya no recuerdan por qué se necesitan, dos amantes que viven abocados a la soledad, al sufrimiento, la locura y la desidia, atormentados por bestias que habitan dentro de ellos mismos.

Desde el lirismo de las palabras y la poesía visual del espectáculo, Terpsícore nos invita a reflexionar sobre uno de los grandes enigmas de la humanidad: el miedo, ese gran mounstro que devora tanto a los verdugos como a las víctimas.

La puesta en escena destaca por su intimismo y por la creación de hipnóticas atmósferas que envuelven al espectador, ubicado sobre el espacio de los actores. Junto a la Performance, el Teatro gestual y la Danza expresionista, Terpsícore nos invita a un poderoso ritual. La música de Domingo J. Sánchez nos ayuda a someternos a este exorcismo sobre el amor y el odio a través de envolventes sonidos. De otro lado, el espacio escénico, la luz, la fuerza fotográfica de la obra, entre el dinamismo y la ausencia total de movimiento, contribuyen también a reforzar la idea de teatro chamánico, propuesta por Artaud hace ya casi un siglo: un teatro posible gracias al trabajo de unos actores convertidos en verdaderos canales de emoción, sin estridencias, desprovistos de cualquier artificio, sometidos a la fuerza de las palabras y el gesto desde lo más íntimo y desgarrador del sentimiento humano.

Pese a lo que puede parecer, a priori, El Veneno de Laura, es un espectáculo fácil de ver y asimilar: quizás porque el texto ha sido elaborado desde la ternura, perfilando sutilmente pasajes distintos que van de la locura al misterio; quizás porque la puesta en escena contrasta la belleza de las imágenes y la música con la intensidad de las atmósferas; quizás porque el espectáculo nos sobrecoge de principio a fin con multitud de espacios y momentos; quizás porque los intérpretes tejen una delicada red de energías que hipnotizan y atrapan sutilmente.

El Veneno de Laura conmueve sin usar imágenes violentas: es un retrato poético y sincero de lo que puede ser el estigma de nuestro tiempo una invitación a identificar la ira y sus terribles repercusiones. 

Intérpretes:
Beatriz Llorente
Diego Aradros
Trini Díaz

Dirección: Trini Díaz
Compañía: Terpsícore Teatro Danza
Autoría: Trini Díaz

 

Relacionados

¡Comparte tu opinión!

El veneno de Laura, Espectáculo

Categorías