Ricardo III

Eolo y los anemómetros

Sinopsis:
"Eolo" surgió de la idea de crear un montaje teatral en el que el viento fuera responsable del movimiento.

Es un espectáculo de danza/teatro, dirigido al público infantil, que combina y experimenta con diversos lenguajes escénicos como la danza contemporánea, la música y los textos poéticos y, que cuida, de una forma especial, otros factores de importancia como la escenografía, el vestuario y la iluminación.

Todos los personajes de esta historia pertenecen al mundo de la naturaleza y todos ellos se mueven, giran, juegan, cantan y bailan con el viento. De esta manera, se pretende introducir al pequeño gran espectador en el respeto hacia el medio ambiente y el acercamiento a una energía renovable y no contaminante como es el viento.

Una pequeña hoja es la protagonista de esta historia. La obra recorre la vida en el bosque durante el transcurso de un año entero y la sucesión de las cuatro estaciones. La hoja nace, juega, aprende, crece… y se enfrenta a muchos retos, de los cuales, el más importante es el de despertar a Eolo para recordarle que sople fuerte y así pueda poner el mundo en movimiento.

Un anemómetro, al igual que los molinillos de viento, se mueve, gira, juega y baila con el viento de la misma forma que lo hacen los personajes de ésta historia.

El responsable del movimiento en "Eolo" es el viento. Su acción afecta a todos los personajes: las flores, las hojas, los árboles, el mar, la lluvia... pero, además, todos ellos poseen su propio movimiento; la flor brota y crece impulsada por su propia motilidad pero, antes de que esto suceda, el viento movió la semilla a un lugar fértil. Viento… aire en movimiento.

Compañía: La Clá 

Relacionados

¡Comparte tu opinión!

Categorías