Ricardo III

Gigantes y cabezudos

Sinopsis:
La escena comienza en el mercado de Zaragoza en donde Pilar, una bella aragonesa, tras discutir con una de las verduleras y venir a rescatarla el sargento municipal, ésta le confiesa que su novio, Jesús, que está en la Guerra de Cuba, le ha enviado una carta y ella no la puede leer porque no sabe. El sagaz sargento, que también está enamorado de la chica, se inventa la historia de que su novio se ha casado en Cuba. "Los aragoneses somos Gigantes por nuestra fuerza de voluntad y Cabezudos por nuestra tozudez" canta ella misma.

Por el otro lado, su novio regresa de Cuba, acompañado de un grupo de compañeros soldados (Escena Coro de Repatriados)[1] y habla con su amigo el Sargento, que le dice que Pilar se ha casado y Jesús, también muy tozudo, afirma que a pesar de todo se casará con ella.

Pilar, que no acaba de creer lo que el sargento le había contado, se encuentra con él en las verbenas del Pilar y, para cerciorarse de que no le ha mentido, le vuelve a pedir que le lea una carta -esta vez sí conoce el contenido-. El Sargento, fiel a su engaño, llega a decirle que Jesús no volverá porque ha muerto en la guerra. Esta mentira enfada a Pilar, que intenta agredir al municipal. Éste, a la vista de verse descubierto confiesa toda la verdad y Pilar comprensiva le perdona. El momento cumbre de la obra viene luego cuando, a la salida de la procesión, Pilar y Jesús se vuelven a encontrar.

Intérpretes:
Compañía Ases de la Zarzuela

Compañía: Ases de la Zarzuela
Autoría: Miguel Echegaray

 


 

Relacionados

¡Comparte tu opinión!

Categorías