Ricardo III

Hambret

Una corte absurda, un teatrito de marionetas que juegan a ser felices, cantando grotescamente villancicos en medio del grito del caos y la venganza. La locura es sólo una máscara más, un recurso lúcido del príncipe Hamlet, perdido en sus dudas y pensamientos, para poder engañar a su tío Claudio y ganar tiempo mientras prepara una venganza que se pospone y pospone hasta provocar el derrumbamiento total de la corte para su propia vergüenza. Sarcasmo del destino.

En la inmolación del héroe aplastado por la duda, a diestro y siniestro, emerge un nuevo orden... Dinamarca y su corona pasan a otro títere... La carrera hacia el poder, el hambre de conquistar una corona para lavar la herida de toda pérdida, el hambre de poder que esconde la derrota de una vida.

Relacionados

¡Comparte tu opinión!

1 Noticias relacionadas

Categorías