Ricardo III

Jekyll & Hyde


El Dr. Jekyll es un genio en su laboratorio, donde acaba de encontrar la pócima que le convierte en otra persona: en el diabólico Mr. Hyde. Mr. Hyde es un monstruo, lo demuestra en su trato con las mujeres y con el público asistente, mediante su poder sensorial consigue descubrir los más íntimos secretos de la gente que le envuelve. Jekyll perfecciona el descubrimiento y consigue no transformarse en otra persona, sino que sea su mente la que cambia… Y así, sin pasar de un estado a otro, Hyde hace su aparición cuando Jekyll menos se lo espera…

De este modo se aterroriza al conocer que en realidad Hyde no es otro que el célebre Jack el Destripador. Jekyll intenta una y otra vez acabar con su propia vida, pero Hyde se lo impide riéndose de él. Ha dominado su cuerpo y su mente por completo. Y lo que es peor, es posible que a través de la transmisión de pensamiento se haya ocultado en la mente de algunas personas del público.
Desesperado, Jekyll pide la colaboración del más insigne detective de la época para averiguar en qué mentes se esconde Hyde y su alias “Jack”. Aparece así en escena Sherlock Holmes que, mediante juegos de mente y predicciones, consigue descubrir todo el misterio: todos somos Jekyll & Hyde.

La función termina y Anthony Blake agradece al público su asistencia y su colaboración en los juegos que ha ido practicando, juegos inofensivos, divertidos… Pero que encierran la gran enseñanza que Robert Louis Stevenson nos dejó como legado: Jekyll & Hyde siempre fueron la misma persona… al igual que lo somos todos nosotros.


Intérpretes:
Anthony Blake
Helena Velasco
Anaís Santacruz
Clara Alvarado

Dirección: Ricard Reguant
Música original: Fernando Illán; A. Moraga
Producción: Alberto y David Blasco 

Relacionados

¡Comparte tu opinión!

Jekyll & Hyde, Magia

Categorías