Ricardo III

La piedra oscura

Ganadora de 5 Premios Max, incluyendo Mejor autor, Director y Obra.
Aquí puedes leer nuestra crítica.

Sinopsis de "La zona oscura"

"La piedra oscura" se desarrolla en una habitación de un hospital militar cerca de Santander. Dos hombres que no se conocen, están obligados a compartir las horas terribles de una cuenta atrás que quizá termine con la muerte de uno de ellos al amanecer. Un secreto envuelto en remordimientos y un nombre que resuena en las paredes de la habitación: Federico García Lorca. Queda tan sólo la custodia de unos documentos y manuscritos como último gesto de amor.

Inspirada en la vida de Rafael Rodríguez Rapún (estudiante de Ingeniería de Minas, secretario de la Barraca y compañero de Federico García Lorca en los últimos años de sus vidas), Rafael Rodríguez Rapún murió un 18 de agosto de 1937 –justo un año después de Federico– en un Hospital Militar de Santander. Por lo tanto el encuentro del que se produce en la obra es ficción. Pero los restantes los datos que proporciona el personaje de Rafael son absolutamente reales.

El autor, Alberto Conejero, recrea lo que podría haber sucedido, con esa última noche custodiado por un joven del ejército sublevado. Un encuentro donde en palabras del autor “El lenguaje verdadero se va restituyendo frente a un lenguaje perverso, manipulado. Sebastián y Rafael se encuentran cuando las palabras sirven para lo que fueron creadas. Porque finalmente la obra habla de la posibilidad del encuentro y la redención”.

La piedra oscura es una vibrante pieza sobre la memoria como espacio de justicia y también sobre la necesidad de redención. Un texto en el que se aúnan tensión dramática y pulso poético para levantar interrogantes sobre la naturalización de nuestro pasado más reciente y el destino de los olvidados en las cunetas de la historia.

 

Elenco de "La zona oscura"

Intérpretes:
Daniel Grao
Nacho Sánchez

Dirección: Pablo Messiez
Autoría: Alberto Conejero
Escenografía y Vestuario: Elisa Sanz
Iluminación: Paloma Parra
Producción: Centro Dramático Nacional; Lazona

 

Puesta en escena de "La zona oscura" 

En la primera escena Sebastián, un joven que aún no ha cumplido 18 años, rememora el momento en el que en su pueblo salen a recibir a la aviación italiana. Sin embargo, los italianos empiezan a bombardear –quizá por error– y el joven ve morir a su madre bajo el “fuego amigo” y huye sin dirección clara. Después de este monólogo inicial, ya en la segunda escena, encontramos a Rafael y Sebastián en la habitación de lo que parece ser un hospital militar o un presidio, en algún lugar del norte de España, cerca de Santander. Rafael Rodríguez Rapún, teniente de artillería republicano, ha sido trasladado allí después de haber sido herido y está siendo custodiado por Sebastián, ahora convertido en soldado y firme defensor de las consignas de los sublevados. Sebastián tiene prohibido hablar con el prisionero y en un primer momento rechaza la conversación que Rafael intenta mantener. Ante la amenaza que supone este intento de acercamiento, Sebastián avisa a los superiores y Rafael es torturado. En las escenas centrales, y ante la inminencia del fusilamiento al amanecer tras un simulacro de tribunal, los dos hombres van encontrándose en la desesperación de esa cuenta atrás. Poco a poco aparecen las grietas en los dos discursos pervertidos por la guerra y el lenguaje va generando una suerte de intimidad entre los dos personajes. Rafael entonces realiza una confesión a Sebastián y le pide un último favor: que rescate unos papeles y grabaciones que son las últimas obras de Federico García Lorca. Para Rafael es muy importante que no se pierda lo que considera un legado para la posteridad y una deuda personal con Federico. En las últimas escenas, aun en la noche más terrible, el encuentro con Sebastián (y la promesa del muchacho de intentar rescatar los documentos) redime a Rafael y es éste quien parece calmar al muchacho ante las horas más oscuras…

 

Opiniones y críticas sobre "La zona oscura"

El desarrollo del diálogo entre los dos únicos personajes de la obra está orquestado con maestría, con una inmensa ternura contenida, y muy pocos podrán mantener los ojos secos hasta el final. […] Espero que La piedra oscura encuentre cuanto antes su lugar en los escenarios teatrales porque su mensaje es necesario en una España donde, vergonzosamente, todavía yacen en cunetas más de 100.000 víctimas del fascismo, entre ellos el desaparecido más célebre de todos, por la recuperación de cuyos restos hace votos el personaje de Rapún pocos minutos antes de desaparecer para siempre él mismo”.
Ian Gibson 

La memoria y el futuro: Crítica de "La piedra oscura". Teatro a Teatro. 
El hombre que no desapareció tras Lorca. Esther Alvarado. El mundo
"La piedra oscura", de Alberto Conejero, dirigida por Pablo Messiez – Julio Bravo
La luz de Federico – Marcos Ordóñez
La obra de teatro que todo el mundo quiere ver – El País
La piedra oscura – P.J.L. Domínguez
La piedra oscura”: la última representación del gran amor de Federico – Horacio Otheguy Riveira
Alberto Conejero habla de ‘La piedra oscura’ en Atención Obras

Relacionados

¡Comparte tu opinión!

4 Noticias relacionadas

La piedra oscura, Drama

Representaciones


Teatro Galileo (Madrid)
Del 08/09/2016 al 05/02/2017

Categorías