Ricardo III

La voz de nunca

La voz de nunca se insipra en Esperando a Godot de Samuel Beckett. La obra de Beckett se suele interpretar como una exposición de la desesperanza, de la angustia, la soledad y la degradación humanas. Sobre esta lectura superficial de Beckett se erigen los lugares comunes del pensamiento y poética posmodernos. 

La Phármaco baila el Beckett que anticipa la tragedia contemporánea (del siglo XX pero sobre todo de nuestro siglo), en la que el sentimiento romántico se sustituye por el mito de la nada: el hombre se enfrenta con su insignificancia para rendirle culto; la nueva religión exige sus propios ritos. 

Las creaciones de la compañía malagueña La Phármaco, fundada por Luz Arcas en 2009, han sido reconocidas con importantes premios como Injuve y MálagaCrea (El libro de los venenos) o la candidatura a los MAX como Mejor espectáculo de danza y Mejor intérprete femenina de danza (Éxodo: primer día). Sus últimas creaciones han recibido el apoyo del Centro de Danza de los Teatros del Canal de Madrid.


Intérpretes:
Luz Arcas
Begoña Quiñones
Ignacio Jiménez
Juan Manuel Ramírez

Dirección y Dramaturgia: Luz Arcas; Abraham Gragera
Coreografía: Luz Arcas
Composición e Interpretación musical: Carlos González
Iluminación: Miguel Ángel Camacho
Vestuario: Tenkey; Ana Montes
Compañía: La Phármaco

Relacionados

¡Comparte tu opinión!

La voz de nunca, Danza

Categorías