Ricardo III

Llenar el mundo de violetas o donde la libertad es una estatua

Sinopsis:
Señoras y señores: Para nuestros mayores la poesía fue un objeto de lujo, (para olvidarme de ti voy a cultivar la tierra), para nosotros es un artículo de primera necesidad (en ella espero encontrar remedio para mis penas). A diferencia de nuestros mayores, y esto lo digo con todo respeto (aquí plantaré el rosal de las espinas más gruesas), nosotros sostenemos que el poeta no es un alquimista, (tendré lista la corona para cuando en mí te mueras), el poeta es un hombre como todos (para mi tristeza, violeta azul), nosotros conversamos en el lenguaje de todos los días (clavelina roja pa¿ mi pasión), el poeta está ahí para que el árbol no crezca torcido (y para saber si me corresponde deshojo un blanco manzanillón). No podemos vivir sin poesía (si me quiere mucho, poquito o nada, tranquilo queda mi corazón). Señoras y señores, esta es nuestra última palabra, nuestra primera y última palabra. (El pensamiento no nace en la boca, nace en el corazón del corazón).

Relacionados

¡Comparte tu opinión!

Llenar el mundo de violetas o donde la libertad es una estatua, Espectáculo

Categorías