Ricardo III

Marx en Lavapiés

Sinopsis:
"Marx en Lavapiés" ha de ser necesariamente una defensa de Marx, un alegato de que sus ideas siguen vigentes, que Marx no se equivocó, y que lo que entonces denunciaba aún existe, que la victoria del capitalismo no supone la victoria de los trabajadores, de los ciudadanos, más bien al contrario, las contradicciones del sistema siguen ahí y Marx, en un contexto donde empiezan a surgir nuevos movimiento de oposición alrededor del mundo, da la clave para acabar con las injusticias. Pero la Plaza de Tahir, Madrid, Atenas, Lisboa y las miles de personas que vuelven a entonar el Grándola Vila Morena de la Revolución de los Claveles. Pero Túnez y los manifestantes de negro que hablan de revolución y de no abandonar las calles a pesar de las balas. Parafraseando a los situacionistas: parece ser que ya no vivimos en un tiempo dónde se trata de proclamar consignas poéticas sino de ejecutarlas.
No es tiempo de monólogos desde un atril a un público que escuche sino de convertir el teatro en una plaza pública, no es tiempo de defender a Marx, sino de confrontarle, de evitar la complacencia, de traerlo a la asamblea, de que haga comunidad a pesar de las miles de contradicciones y puntos de vista. No es tiempo de evocar un pasado sino de recrear un presente. Pretendemos hacer teatro, esto es, remover conciencias, corazones, certezas. Se trata de hacer preguntas, de hacernos preguntas y salir con ellas del escenario a la calle. No somos marxistas ni hacemos teatro político. Nos comprometemos con una obra terriblemente política. No somos políticos, pero somos conscientes y elegimos nuestro lado. 

Relacionados

¡Comparte tu opinión!

Marx en Lavapiés, Comedia

Categorías