Ricardo III

Max Black

Sinopsis:
En "Max Black", la idea del diseño de iluminación no es trabajar con los focos, sino con el reflejo del fuego. Se trata de producir llamas controladas y sacarlas a escena de una forma inesperada, sorprendente y siempre bajo control. La música, los sonidos y los ruidos son enteramente producidos y activados por el investigador. El escenario se convierte en un laboratorio de ideas que el espectador descubre poco a poco conducido por unos fusibles que, encendidos, desencadenan reacciones en cadena. André Wilms reproduce sus propios sonidos, previamente grabados, mediante el uso de un amplificador, y el murmullo de una olla se convierte en un ritmo, que será la base de la composición de la escena siguiente.

Pero el ritmo será inmediatamente detenido porque unas chispas emiten nuevos ecos desde una vieja radio. Y el bucle continúa. El público descubrirá al actor tratando de medir lo inconmensurable, y tratará de ayudarle a resolver su enigma. El lenguaje se convierte en música de una manera poética, dando paso, incluso, a la abstracción. A su vez, cada sonido puede ser traducido en una melodía, y todo encaja a la perfección. En contraste con lo que ocurría en Ou bien le débarquement désastreux, donde los músicos eran los actores y producir música era el fundamento de la escena, en "Max Black" todo lo que el intérprete hace se transformará en luz (fuego), imágenes (acción) y música (sonido).

Intérprete:
André Wilms

Dirección: Heiner Goebbels
Dramaturgia: Stephan Buchberger  

Relacionados

¡Comparte tu opinión!

Max Black, Espectáculo

Categorías