Ricardo III

Muerto en el acto

Estamos en 1975, en algún teatro de nuestro país. Durante la representación de la obra El revuelo de la codorniz ha aparecido muerto el protagonista de la misma. El inspector Mercadal y su ayudante, el subinspector Marino, deberán investigar quién ha sido el asesino. Todos los miembros de la compañía teatral son sospechosos, y también lo es el público que asiste a la representación.

Para descubrir al criminal, los policías irán recordando, junto con los actores de la obra, lo que ocurrió durante esa última representación. Aunque cada uno de ellos la recuerda a su manera, intentando inculpar a los otros.

Esto da pie a una hilarante comedia, donde se mezclan los textos de aquellos grandísimos autores: Jardiel, Muñoz Seca y Arniches, con los de Pujol y Braguinsky, que se inspiran en este caso en el magnífico humor a veces absurdo, a veces surrealista, pero siempre jocoso y divertido, de algunos de nuestros más insignes escritores de comedia.


Intérpretes:
Josep Manel Casany
Diego Braguinsky
María Zamora
Olga Utiel

Dirección: Jaime Pujol
Textos de: Enrique Jardiel Poncela; Pedro Muñoz Seca; Carlos Arniches
Ayudante de dirección: Lola Moltó
Escenografía: Josep Simón; Eduardo Díaz
Iluminación: Sergi Vega
Producción ejecutiva: Pep Chiveli
Compañía: Ornitorincs

 

Relacionados

¡Comparte tu opinión!

Muerto en el acto, Comedia

Categorías