Ricardo III

No lugar

En No lugar una psicóloga y un paciente vagamente creíbles establecen, durante una hora, una relación vagamente creíble que invita a la carcajada. No se trata de que los personajes o la situación carezcan de verosimilitud naturalista, sino que, más allá de cualquier estilo, un indefinible aire de falsedad envuelve lo que pasa en el escenario.
Pero hacia el final, cuando los personajes parecen haber agotado sus recursos, y el juego intrascendente está a punto de terminar, entonces algo ocurre, y la verdad se revela en toda su dimensión. A partir de ahí, los significados se multiplican.
Revelándose sorpresivamente, la obra nos muestra con cierta crudeza la dificultad de las relaciones personales, y lo hace en el interior de la relación que más las encubre, la pareja, el poder de invención y la capacidad de crear vidas imaginarias para salir de la rutina cotidiana y del aburrimiento.

Lo apasionante de la propuesta es, justamente, el modo en que a través de la comedia del absurdo que sostiene esta relación reintroduce la realidad en los dos personajes para arribar a un acuerdo que les permita seguir juntos.

No lugar nos permite disfrutar con la creación de estos “seres ficticios escondidos tras la máscara de lo irreal”. Y gozar y divertirnos en el escenario con estos personajes, porque Charlie Levi Leroy no nos propone literatura, sino diálogo y acción, y eso es sencillamente lo que uno espera del Teatro.


Intérpretes:
Elena Gracia
Pablo Tercero

Dirección: Charlie Levi Leroy
Texto: Charlie Levi LeroyAmanda Lobo

Relacionados

¡Comparte tu opinión!

No lugar, Comedia

Categorías