La Familia Addams

Pezes

Fuimos peces.
A partir de esta sospecha, un hombre y una mujer viajan de la mano. El viento les acuna sobre el escenario; tal vez sean fetos, tal vez estén dormidos, o cansados. Una alfombra azul les recibe, como si fuera un océano, una enorme placenta quizás, y les empuja con sus olas hasta un barreño, que bien podría ser un nido, o simplemente un caldero en el que ambos se encuentran. Allí sus manos despiertan, sus bocas se abren al mundo, como si quiseran comérselo. Respiran. Parece que nacieran. Y juegan con las piedras de la orilla, trazan caminos, descubren paisajes en un espejo, ¿o es una ventana?, ¿o es el mundo al revés? Se bañan, bucean o llueven. Persiguen conchas de mar, estrellas. Aún no saben que cualquiera puede volverse pescado.

Pezes zambulle al niño y a la niña en un universo líquido, al que pertenecen —pertenecemos— ya desde antes de nacer. Pezes se pregunta por el origen, el niño que inicia el camino hacia la vida y resuena en el mundo, nada más, y nada menos. Pezes desea compartir la breve memoria de sus espectadores, flotar juntos sobre el recuerdo intenso de ese tiempo en el que todos fuimos peces, aun sin saberlo. Creemos olvidar aquella condición acuática, pero queda grabada en algún rincón sensible de nuestra memoria, y permanece imborrable.


Intérpretes:
Marta Hurtado
Juam Monedero

Dirección y Autoría: Jorge Padín
Compañía Ultramarinos de Lucas

Relacionados

¡Comparte tu opinión!

Pezes, Infantil

Categorías