Ricardo III

Retablo del abandono

Sinopsis:
Retablo del abandono es un proyecto que cierra el trabajo que desde hace algunos años Eva Zapico dedica a la investigación en torno a la traslación de lo pictórico a lo escénico. Retablo del abandono es un trabajo que pretende ser un compendio de todo lo estudiado durante estos años y una vía hacia el planteamiento de nuevas premisas de investigación.
Este proyecto de investigación parte del estudio de dos personajes diferentes, separados en el tiempo y el espacio, pero que se buscan debido a la necesidad de encontrar un interlocutor al que dirigirse. Un interlocutor que les ayude a paliar su soledad. Estos dos personajes son: Joan Baptiste Basset, militar valenciano que encabezó la revuelta de la ciudad de Valencia contra Felipe V durante la Guerra de Sucesión Española. Y Yael, heroína bíblica salvadora del pueblo de Israel.
Yael se plantea como la conjugación de todos aquellos personajes femeninos religiosos que son representados blandiendo un arma (generalmente una espada) y que simbolizan a la heroína que lucha en soledad por el bien común y por la redención de los pecados del hombre.
Basset se encomienda a Yael en los momentos en los que, tras la batalla, se encuentra solo ante la toma de decisiones. Basset ora pidiéndo fuerza y lucidez; demandando soluciones ante el temor a equivocarse. La soledad de Basset es la soledad del héroe. La soledad del personaje masculino que emprende grandes gestas, que toma decisiones, pero que no puede compartir sus temores con aquellos que le siguen y acompañan. La soledad de Yael es la soledad de la mujer. La que lucha sin reivindicación popular, sin seguidores. A la sombra. Enfrentándose al enemigo y a una sociedad patriarcal que la somete a mero símbolo, a mero objeto de representación.
Ambos comparten ser personajes olvidados por las siguientes generaciones. Ninguneados por los libros de historia. Ocultados por el poder.

Intérpretes:
Eva Zapico
Suso Imbernón

Dirección: Eva Zapico
Autoría: Suso Imbernón, Patricia Pardo
Diseño y realización de vestuario: José Zambrano
Diseño de iluminación: Ramón Jiménez
Realización de escenografía: Sfumato
Diseño gráfico: Eusebio López
Música: Ubaldo Fambuena
Fotografías: Suso Imbernón 

Relacionados

¡Comparte tu opinión!

Categorías