Ricardo III

Una mujer desnuda

Una mujer desnuda plantea un ameno, emotivo y, en ocasiones, divertido trayecto al propio viaje, físico y sentimental, de Benedetti durante sus diez años de exilio, a la vez que pone en escena a uno de los poetas que más y mejor ha sabido hablar sobre el amor, y sobre los distintos tipos de amor: el pasional, el eterno, el erótico, el que dura siglos en la mirada de un segundo… El amor en todas sus formas y maravillosas e inagotables posibilidades.

Una escenografía sencilla e ilustrativa, basada en maletas antiguas de viaje, en las que cientos de personas como Benedetti debían guardar toda su vida. Maletas en las que, todavía hoy, hay gente que debe confinar todos sus recuerdos y proyectos.

Dos actores en escena. Emilio Linder es Mario Benedetti la noche antes de que termine la década de su exilio, y de sus recuerdos y su voz nos dejamos llevar a sus viajes, anécdotas, y poemas, y por supuesto, a las mujeres conocidas y amadas, todo ello la auténtica esencia del alma del poeta, que cobra aquí vida en esa mujer desnuda y en lo oscuro, encarnada por Esther Vega, trasunto del propio poeta.

Un viaje lleno de amor, humor, música, y esperanza.


Intérpretes:
Emilio Linder
Esther Vega

Dramaturgia y Dirección: Mario Hernández
Texto original: Mario Benedetti
Compañía: Arte-Factor

Relacionados

¡Comparte tu opinión!

Una mujer desnuda, Espectáculo

Categorías