Ricardo III

Windermere Club

El abanico de Lady Windermere, una de las obras más conocidas del gran Oscar Wilde, nos habla del miedo a la difamación, de la importancia de la imagen que el resto de la sociedad puede tener de nosotros. Y todos sabemos que ese es un tema que a día de hoy, 122 años después de su estreno, nos sigue preocupando. Y mucho. Cada día saltan a la prensa escándalos que hacen tambalear los cimientos de vidas, a priori, honorables y alabadas. ¿Cuáles de estos escándalos son verdaderos? ¿Cuáles no? ¿Cuántos serán fruto de un chantaje? ¿De una venganza?.

La puritana sociedad victoriana en la que Wilde situó su obra ha dado paso a un mundo donde el sexo y las relaciones personales son mucho más flexibles, no hay duda. Internet ha cambiado las reglas del juego y ahora todos podemos ser testigos de una falta moral cometida a miles de kilómetros. Y en tiempo real. Pero eso no nos ha alejado de la humana sensación de la vergüenza y de la necesidad de seguir recibiendo aprobación de nuestros semejantes. Por mucho que nos apetezca caer en alguna tentación...

La experiencia es simplemente el nombre que damos a nuestros errores”. Oscar Wilde.

El otro gran protagonista de Windermere Club es el baile. La trama de esta versión se sitúa en un club de salsa en la que imparten clase la pareja protagonista, Sara y Santiago, lugar de encuentro para amantes de este género. Y epicentro de una calurosa noche en la que las verdades y las mentiras se irán desgranando al son de los temas más conocidos del ritmo latino.


Intérpretes:
Natalia Millán
Teresa Hurtado de Ory
Javier Martín
Susana Abaitua
Emilio Buale
Harlys Becerra

Dirección: Gabriel Olivares
Autoría: Oscar Wilde (El abanico de Lady Windermere)
Versión: Juan Carlos Rubio

Relacionados

¡Comparte tu opinión!

1 Noticias relacionadas

Windermere Club, Musical

Categorías