Ricardo III

Yo, Quevedo, con perdón

Sinopsis:
En el primer cuarto del siglo XVII, Quevedo llega desterrado a Torre de Juan Abad (Ciudad Real), de donde es señor a pesar de la oposición del pueblo, que no aceptaron la compra del señoría por su madre. La gente acude a recibirle y él se muestra, como casi siempre, irónico y agresivo.
Se enfrenta a la gente de su pueblo ante los comentarios que le han llegado de que ha sido desterrado por asuntos turbios en la corte, por problemas con su afición a las mujeres y al vino (Góngora le llamó 'Quebebo') y otros comentarios que el desmiente, achacando su destierro a la hipocresía del género humano. Y lo demuestra con un escrito que acaba de terminar y que titula 'Gracias y desgracias del ojo del culo', en el cual compara con su ironía característica el denigrado ojo del culo con el resto de los órganos tan valorados socialmente, como los ojos de la cara.
Llega a la conclusión de que el hombre puede vivir sin los ojos de la cara, pero no sin el ojo del culo. Y así demuestra la hipocresía del hombre y de la sociedad, en la cual basa Quevedo las la causa última de su destierro de la corte.
 

Relacionados

¡Comparte tu opinión!

Yo, Quevedo, con perdón, Espectáculo

Categorías