Crítica de «Intocables»

Desde 11 de septiembre, en el Teatro Reina Victoria de Madrid

Intocables. Crítica.
Intocables. Crítica.
Nuestra opinión de Intocables, una de las mejores comedias de la temporada. Con Roberto Álvarez, Jimmy Roca, Begoña Maestre e Iker Lastra.

Crítica de Intocables, por Javier Torres.
Teatro Reina Victoria de Madrid.
11 de septiembre, de 2019.

 

Reparto
Roberto Álvarez
Jimmy Roca
Begoña Maestre
Iker Lastra

Autor: Oliver Nakache y Eric Toledano
Dirección: Garbi Losada
Versión: Garbi Losada y José Antonio Vitoria
Producción: Ados Teatroa y Pentación Espectáculos

Crítica de Intocables

Comenzamos esta crítica de Intocables por la trama, bien conocida. Felipe, un hombre, en silla de ruedas, tetrapléjico y que debido a su incapacidad necesita contratar los servicios de otro cuidador pues sus necesidades son muchas hace una especie de «casting» para contratar al cuidador más preparado y al que se presentan tipos variados y entre ellos uno que sólo pretende que le firmen los papeles que prueben que ha estado y así poder cobrar la prestación. Este que parece ser el menos preparado y más desmotivado para el trabajo tiene un atributo positivo: es descarado y «poco compasivo» por lo que despierta la curiosidad del tetrapléjico que total…a modo de experimento decide contratar sus servicios.

Inicio

Inicialmente todo va a resultar un desastre para pánico de los otros cuidadores que son mucho más eficientes en su cometido pero también mucho más condescendientes con el enfermo. Entre los dos, Felipe y Dris, su cuidador, se va a establecer una química y un lenguaje común que encuentra su origen en sentirse de alguna manera excluidos del resto.

Por otra parte es en sus enormes diferencias que no sólo se circunscriben a la clase social de ambos, uno un bien acomodado burgués y el otro un buscavidas con un pasado algo oscuro y unas circunstancias familiares bastante complicadas sino a sus gustos que van desde la música clásica en aquél al rap en este, o los pañuelos de seda y los costosos productos de higiene del uno al chándal perpetuo y costumbres higiénicas algo censurables del otro. En fin…dos mundos del todo diferentes y que es precisamente en las diferencias donde se encuentran y complementan y desde la que se enriquecen y se empiezan a conocer a sí mismos.

Desde la autenticidad de ser uno mismo se encuentran con el otro, con el diferente del que disfrutan, aprenden y gracias a ese encuentro retoman el gusto por la vida y las fuerzas para sobrellevarla.

Intocables: Elenco

Desarrollo o nudo de la Crítica de Intocables

Esta obra de teatro es una comedia por momentos algo esperpéntica como la escena de las cremas y la ducha y en otros es una tierna relación de amistad en la que dos seres humanos se encuentran porque allí donde han llegado no hay nadie más. Son dos excluidos del común porque a su manera son dos bichos raros. Desde ese punto tan íntimo establecen un vínculo que debe superar las críticas de los allegados que no ven nada bien el encuentro tal vez porque les desinstala de sus cómodos prejuicios y conmueve sus verdades establecidas y algo rígidas.

Ambos, Felipe y Dris, retoman la pasión, el gusto por vivir, por abandonar tópicos y convencionalismos y darse libremente a sí mismos y al otro. Se necesitan pero más allá de la necesidad está la generosidad y el agradecimiento que se regalan. Una amistad a prueba de críticas y un estirón existencial en sus vidas pues para ser más y crecerse como seres humanos tienen que dejar de ser un poco de lo que hasta ahora han sido y que ya no les sirve.

De este juego de choques y contrarios surgen situaciones cómicas, graciosas, simpáticas, cotidianas y divertidas que tienen cierta hondura dramática por cuanto se mueven resortes interiores que ablandan y esponjan los corazones y las vidas de ambos y que, como todo amor y crecimiento vital termina siendo expansivo y afectando a su entorno.

Sobre el equipo

El espectáculo, adaptación teatral de la película homónima francesa se representa en el Teatro Reina Victoria llevada por Ados Teatro y Pentación. Todo un acierto.

La versión cinematográfica estaba a su vez basada en una novela autobiográfica de Philippe Pozzo di Borgo cuyo título «Le Second Souffle» ya es de por sí revelador y que cuenta la historia de este rico y acomodado ciudadano y un joven extranjero que llega por el azaroso destino a ser su cuidador.

Los autores del guion teatral son Oliver Nakache y Eric Toledano y han acertado porque tienen giros y expresiones que han adaptado al español y que no se entenderían en otro idioma. Alguna broma o chascarrillo son totalmente patrios lo que hace la obra más cercana a la cotidiana realidad del espectador.

La dirección de Garbi Losada es precisa y funcional en Intocables. Los movimientos y entonaciones de los personajes están perfectamente hilvanados. No caen ni en lo melodramático por la compleja situación del personaje parapléjico, ni en la pura comicidad de las situaciones. Provoca una especie de emoción contenida bien engrasada con risa porque la ternura y la comedia salpican al patio de butacas donde el público completamente en situación se ríe con cada parodia y se reblandece y entretiene a un tiempo con alguna escena en la que se muestra una hondura existencial trágica pero llevada con mucha dignidad por ser llevada con mucho humor.

Sobre los actores de Intocables

El reparto de la comedia Intocables es muy acertado: Roberto Álvarez en el papel de Felipe, el tetrapléjico. Resignado y redivivo a un tiempo. Se muestra dominando la escena en un papel difícil. Roberto es movido de aquí para allá, paralizado de pies a cabeza y expresando un montón de emociones. ^Pero sólo de cuello para arriba. Con la entonación de su voz, la inclinación de sus cejas y un aire algo resignado que parece ir cobrando vida a lo largo de la representación.

Jimmy Roca en el papel de Dris, el cuidador que esta soberbio, divertido y hasta cómplice del espectador en alguna ocasión con sus movimientos provocadores, su desparpajo algo insolente y su desinhibida desfachatez.

Begoña Maestre e Iker Lastra hacen doblete como cuidadores y amigos de Felipe. Dibujan su papel de manera clara pero contundente. Ayudando a que destaquen sobremanera los papeles de Jimmy Roca y Roberto Álvarez

"Intocables". Roberto Álvarez, Jimmy Roca, Begoña Maestre e Iker Lastra

Puesta en escena

La puesta en escena es práctica, simple pero funcional. En esta crítica de Intocables, trataremos de analizarlo en detalle. Utilizan paneles móviles que permiten al espectador visualizar el fluido cambio de escena, que es continuo. Los personajes entran y salen en un devenir cotidiano. Esto permite la entrada y salida del tetrapléjico en su silla. Y da agilidad a la narración, que abarca meses sin otra circunstancia espacial que la estancia en la que se relacionan. En este sentido la idea de utilizar los propios paneles como pantalla donde se proyectan las salidas de los dos amigos al parque o por la calle es una buena solución.

En escena se ven proyectadas escenas donde se fragua esta intensa amistad. Tenían como fondo un otoño que se me antojó madrileño. Me pregunto si tienen escenas grabadas diferentes para cada época del año. En cualquier caso, estas imágenes permiten al espectador entender  el vínculo que han formado los personajes. Y que va más allá del círculo de confianza para uno de ellos. O del espacio de seguridad que puede brindar el acomodado domicilio de Felipe, el tetrapléjico. Además, es una metáfora de la necesidad de salir de la zona de confianza y exponerse a nuevas experiencias para conocerse mejor y vivir más plenamente. Un gran acierto lo de las imágenes. Dan viveza y alegría a una obra que en teatro se quedaría algo ahogada en un solo espacio compartido por pocos personajes.

También me parece un acierto proyectar rostros de cuidadores o supuestos cuidadores candidatos al puesto. Tiene algo de crítica social pero que agiliza y contextualiza la circunstancia que se va a representar.

Desenlace de la crítica de Intocables

Intocables es una obra para no perderse. Sales un poquito más blando y con una gran sonrisa en la boca

Facebook Comments