Crítica Hits

"Hits" contiene lo mejor de lo mejor de lo mejor de Tricicle. Cien minutos de gags, quizá no estén todos los que son pero sí que son todos los que están.

El 1 de noviembre de 2019 cumplirán cuarenta años juntos en escena. Aseguran que no se van a cortar la coleta, pero las arrugas del cansancio -y de la edad- empiezan a hacerse evidentes. Tienen a la vista el horizonte de la despedida, pero no quieren mirarlo de frente ni ponerle fecha. Decidieron que «Bits» sería su último espectáculo… de nueva creación, pero siguen en la carretera con «Hits», una antología con la que todavía les queda cuerda, al menos, para un par de años más. Joan Gracia, Paco Mir y Carles Sans, Tricicle, llegan ahora a Madrid. Quién sabe; tal vez sea la última oportunidad para verlos en la capital.

«No hay nostalgia en “Hits” -dice Paco Mir-; los sketches están tan frescos, que no tenemos la sensación de cansancio, de estar haciendo algo que ya he hecho y estoy harto de hacer. Y hay gags antediluvianos, de cuando hacíamos café teatro, y siguen funcionando perfectamente. Hacemos básicamente lo mismo pero con treinta años de experiencia».

«Cuando hicimos “Bits” nos dimos cuenta del cansancio después de tantos años -apostilla Joan Gracia-, de tanta carretera, tanto hotel y tanto teatro. Tenemos además una edad que no nos permite hacer determinadas cosas ni abordar determinadas temáticas. Hay otras cosas que queremos hacer pero que la actividad de Tricicle nos impide: producir, dirigir… Y hay algo importante que nos ha llevado también a hacer este espectáculo antológico, y es dar a conocer cosas antiguas que no conoce el público más joven y que tienen calidad».

«El espectáculo es -dice Carles Sans- una inyección de adrenalina; da igual que hayas visto uno, dos o cinco sketches, es como si vieras algo nuevo».

Para este «Hits», Tricicle ha ideado un juego: ha propuesto en su página web cuarenta sketches para que el público decida cuáles se incluyen en cada ciudad. «Usamos un sistema similar con “Tricicle 20” y la gente siempre pedía los mismos -entonces eran unas azafatas que preguntaban al público qué sketch quería ver-, y ahora está pasando lo mismo», asegura Joan.

Internet le sirve a Tricicle para tener una relación más directa con el público; pero ¿de qué otro modo influye la red en el trabajo del grupo? «Facilita que se vean muchísimas cosas que antes no se veían -apunta Carles Sans-. Antes era más fácil sorprender, y el humor se basa en la sorpresa, en lo inesperado. Ahora si eres una persona inquieta en las redes sociales puedes ver cientos de cosas que se hacen en todo el mundo; y eso dificulta presentar cosas novedosas. Sin embargo, a la hora de la función te das cuenta de que al espectador le siguen haciendo reír las mismas cosas si se les sirve de manera eficaz. Pero el público más joven ha sido secuestrado por las redes sociales, y eso dificulta nuestro trabajo». «Nosotros -añade Paco Mir- siempre hemos tenido un ritmo muy ágil, pero cada vez lo hemos ido agilizando más».

Como catalanes, no son ajenos a la situación política que se vive actualmente. «Le infuye a todo el mundo, como influyó la guerra de Irak, por ejemplo», dice Paco Mir. «De hecho -apunta Carles Sans-, la venta de entradas de cine y teatro en Barcelona ha bajado muchísimo en los últimos meses, y creo que también ha pasado en Madrid». No esperan, sin embargo, una respuesta negativa. «Nuestra bandera es atraer a público muy diferente en el patio de butacas».

Facebook Comments
Etiquetas