Ricardo III

CRÍTICA: Domingos de Mayo en El Esconditeatro


Delirio con inteligencia: Crítica de “Cuentos surrealistas para mujeres reales”

  • Críticas
  • 08/05/2014
  • Daniel Ventura
  • 1644 Visitas
Cuentos surrealistas para mujeres reales.
Cuentos surrealistas para mujeres reales.

El Esconditeatro sigue dedicando el domingo a la ‘obra larga’ y acogerá durante el mes de mayo las representaciones de “Cuentos surrealistas para mujeres reales”. La obra, escrita y dirigida por Antonio Zancada, es una obra viajada, que ha pasado ya por algunas salas de Madrid. El viaje se nota en lo pulido de los diálogos y en el empaste entre las tres actrices protagonistas. En el escondite teatral de La Latina se presenta en una versión ‘cercana’ y capsular, adaptada al espacio en que se representa. No he visto montajes anteriores de la obra, así que no sé si las reformas le han venido bien; lo que sé es que no eché nada de menos en una comedia concebida para el disfrute a través de la acidez, la ternura, la música obra de Juan Manuel Latorre, de Vetusta Morla y, sobre todo, de la locura sin complejos.

El propio Antonio Zancada hace de narrador. Se le ve a gusto en el papel del personaje que da hilo conductor a los diferentes ‘cuentos’ que articulan el montaje, que interactúa con el público y que, a veces, transforma la acción con una palabra o un comentario dirigido a alguna de los personajes. Sin un orden argumental preciso y con bastante aunque desigual frescura en las transiciones, van desgranándose historias diversas sobre mujeres contemporáneas. El humor, la acidez, la ternura y algunas gotas de drama son los elementos esenciales de unos cuentos que aspiran a hablar de la maternidad, la mujer trabajadora, la soledad, la enfermedad, la libertad… En definitiva, que aspiran a corroer los estereotipos sobre las mujeres sin ser una obra disfrutable sólo por ellas: entre el público, había tantos hombres como mujeres; todos rieron y pensaron.

El ‘surrealistas’ del título es cierto, y ése componente es uno de los más originales del montaje. Sin embargo, ni siquiera en los cuentos más desquiciados, en los que parece que nada tiene pies ni cabeza (hay algunos así, creédme), tiene uno la impresión de que se haya perdido el norte. Algo que puede jugar en contra de la función es el tono ‘exagerado’ de muchas escenas; sólo será un enemigo si no se entiende bien que forma parte de la puesta en escena, que es un recurso para reforzar el tono particular del montaje, y no un defecto en la interpretación de Gala García Cuerva, Nani Rodríguez y Gema Zancada. Las tres hacen un buen trabajo con el mejor material de “Cuentos surrealistas para mujeres reales”: sus diálogos. Afilados y certeros, no caen casi nunca en el lugar común. Hasta para el delirio hace falta inteligencia.

Secciones

Relacionados