Ricardo III

CRÍTICA: Desde el 6 octubre en el Teatro Arteria Coliseum


"Hair": Suéltate el pelo

  • Críticas
  • 13/10/2011
  • Víctor R. Bachiller
  • 2524 Visitas
Hair, el musical, continúa su gira por toda España.
Hair, el musical, continúa su gira por toda España.

Desde el 6 de octubre hemos podido disfrutar del musical "Hair" en el Teatro Arteria Coliseum de Madrid. La gente va a ver "Hair" por muchas razones. Están los que se acercan porque vivieron aquellos años sesenta. También están los que lo tienen por un canto a la paz y a la libertad. Los que se acercan por ser uno de los musicales más aclamados en los últimos años. Otro, porque les gustó mucho la película de Milos Forman y quieren comparar. Y otros, los menos, como es mi caso, para ahondar en esto de los musicales. Hay tantas razones como colores tiene el arcoíris o incluso más.

"Hair" es una mezcla de colores para hablarnos de una sociedad dividida entre blancos y negros. Es un canto a la libertad frente al silbido de las balas que sobrevolaban los campos de Vietnam. Es el olor del incienso frente al del napalm.

Y es que "Hair", con un montaje minimalista, pero muy práctico, nos muestra un espectáculo sin límites. Sin ni siquiera los establecidos por el teatro convencional, donde la cuarta pared retiene a los actores. Aquí no. Aquí los intérpretes recorren el patio de butacas, y hasta los palcos, jugando con la gente. Metiendo al público en la función, regalándole margaritas, ofreciéndole cartillas de reclutamiento, provocándoles, e invitándoles a bailar. Haciéndoles partícipes de lo que están viendo, de lo que están sintiendo.

Pero no sólo usa la vista, sino también otros sentidos. El del oído, con unas canciones cuyos ritmos nos suenan, y que, bien enlazadas, cuentan la historia. El del tacto, cuando te llega el fuego que sirve para quemar las cartillas militares. Y hasta el sentido de la crítica. No sólo cuando incorpora elementos religiosos. También cuando se incorporan en una muestra de autocrítica, en las quejas que la sociedad solía dedicar a los que se enfrentaron al sistema. Es decir, a los protagonistas del musical.

"Hair" puede gustar más o menos. Puede satisfacer nuestras expectativas o no. Igual nos hace muy amantes de los musicales, o puede provocar que los acabemos detestando para siempre. Pero sin duda es un regalo de colorido, de alegría, de optimismo, de pacifismo y de buen rollo. Una medicina perfecta contra la actualidad.

Se suele decir que para gustos los colores. Y en "Hair", colores hay para dar y tomar: en las luces, en las tablas del escenario, en las ropas de los actores… Ahora comprendo su éxito. La gente conecta bien con el optimismo que nos lanza, comprende a sus protagonistas y termina con ganas de soltarse la melena. Así que sí, lo diré sólo una vez: ¡Suéltese el pelo!.

Secciones

Espectáculos relacionados

Relacionados