Ricardo III

CRÍTICA: Viernes en la Sala Nave 73 de Madrid


Mujerismo para reír: Crítica de “Chochos. El Musical”

  • Críticas
  • 16/04/2014
  • Daniel Ventura
  • 2218 Visitas
Chochos, el musical.
Chochos, el musical.

Un monólogo cómico, piezas de ópera, guiños al cabaret, dos mujeres y bastante reivindicación. Y encima el título… Cuando leí lo primero sobre “Chochos. El Musical”, lo primero que pensé fue “¿Pero qué gazpacho es esto?”. Cabían dos posibilidades: o una rareza o una genialidad. Después de haberlo visto en Nave 73, donde se representa los viernes de este mes, puedo decir que es las dos cosas: una rareza genial o una genialidad rara, da lo mismo. Se disfruta, eso sí, con los oídos y la mente bien abiertos, para que las carcajadas no te rompan ninguna costilla. Divertidísimo invento de Esther Gimeno y Marta de Castro, que encanallan lo encopetado en un salvaje ejercicio de comedia y mujerismo.

Mujerismo” porque el objetivo de Gimeno y De Castro es, sencillamente, reivindicar a las mujeres como son. Tan raras y tan normales como los demás, sin excesos de retórica y sin déficits de conciencia. El texto que ha escrito e interpreta Esther Gimeno es brillante: rompedor, desprejuiciado, bruto a veces y sutil otras pero, sobre todo, inteligente. Una mirada honesta a algunos de los temas que preocupan a las mujeres, desde el peinado a los amantes y un repaso acidísimo y sin concesiones a algunos episodios históricos que reflejan perfectamente la manera en que fueron elaborándose la mayor parte de las trolas que sobre ellas han pesado durante siglos. Sin rastro de autocompasión, por cierto, que menudas son algunas.

Esther Gimeno te gana desde el principio con su libertad, su falta de cortapisas, su corrosiva mala baba. Ella hace más grande aún el texto con su seguridad, sus gestos y sus constantes guiños al público. Embelesa como las canciones de Satie, de Glanzberg, de Kander o de Piaf que Marta de Castro interpreta al piano y con su voz. No tengo mucha idea de esas cosas, pero tanto su curriculum como mi disfrute dicen que tiene una voz maravillosa. Sus cápsulas musicales modulan el monólogo de su compañera y se integran sin chirridos en la función, mientras las dos, eso se transmite, disfrutan como enanas.

Secciones

Relacionados