Ricardo III

CRÍTICA: En octubre, en el Teatro Arlequín de Madrid


Showtime Burlesque: un cajón de sastre de la diversión

  • Críticas
  • 05/10/2012
  • Daniel Ventura
  • 2961 Visitas
“Showtime, Burlesque” de la Compañía EBD Theater Group.
“Showtime, Burlesque” de la Compañía EBD Theater Group.

Showtime Burlesque”, el espectáculo que EBD Theater Group está representando en el Teatro Arlequín de Madrid, no es una obra de teatro propiamente dicha. Respeta el más puro estilo caótico de las ‘variedades’ y por eso es algo así como un cajón de sastre de la diversión. En “Showtime Burlesque”, como en los buenos cabarets, la función es en cierto modo una reflexión sobre la excitación, más que una mera exposición de cuerpos. Sólo cuando el espectáculo es un esfuerzo por recorrer las fuentes del placer funciona verdaderamente la fusión de los géneros y las disciplinas. En el espectáculo del Arlequín hay danza clásica, bailes modernos, canción, humor… Y la fusión funciona.

No hay un hilo conductor, ni afinidad temática, entre la quincena larga de números que componen el espectáculo. ¿Le resta esto potencia? Es posible, pero le hace ganar en agilidad y la presentación de los números aisladamente unos de otros genera un efecto curioso: son pequeñas píldoras de comedia, o de sensualidad, o de canción. El espectador siente atendidos todos sus sentidos y eso refuerza la idea del cabaret como un hotel de cinco estrellas para los placeres y evita lo que los expertos han venido en llamar “el cansancio de la teta”, que no es otra cosa que el estado en que se entra cuando a un desnudo le sigue otro desnudo, y a éste otro y así hasta que cae el telón. La separación tajante entre los números obliga a mantener los sentidos alerta. Algo así como un ¿qué me van a tocar ahora?

Una fortaleza del espectáculo es que, a pesar del “aislamiento” de los números, existe una especie de habilidad para mantener la continuidad de los personajes que integran el show. Éstos le son presentados al espectador con unos pocos rasgos, y es meritorio que todos ellos mantengan su personalidad sin fricciones en los números que siguen a la presentación inicial. Más allá de algunos desajustes mínimos y anecdóticos, el trabajo de los ocho bailarines (cinco mujeres y tres hombres) que protagonizan “Showtime Burlesque” es notable, y se gestionan bien los tiempos de excitación, relax, divertimento y curiosidad.

Otro de los puntos fuertes del espectáculo son los dos maestros de ceremonias, que más que actuar como sostenes de un hilo que no existe, son en realidad protagonistas de sus propios números. Él, Dardo, es una extraña mezcla de peluche y sátiro y de su mano, o de su estilo inocentón de decir “barbaridades”, llegan algunos de los momentos más cómicos. Ella, Diana, es una mujer de carácter fuerte pero algo reprimida, encargada de interactuar con el público hasta el punto de rompe la separación entre escenario y patio de butacas. La debilidad del espectáculo es que se acaba (al número final le falta quizás algo de intensidad). Así que, si quieren pasar un buen rato, dénse prisa.

Secciones

Relacionados