El blog de Enrique R. del Portal

No

Hace mucho tiempo que dejé de creer en los reyes magos. Desde muy niño, mis padres me llevaban unos días antes de la noche…

Cegado por los arcoíris

Hay cosas que uno elige, o que lucha por que ocurran. Otras, sencillamente, nos vienen dadas, y son éstas de las que, paradójicamente, solemos…

Meritorios

Hasta hace no demasiado tiempo, bien entrados los años ochenta del pasado siglo, existía una figura en el mundo del espectáculo que se llamada…

Plaza del que venga

En 1934 se estrenaba en el madrileño, y ya desaparecido, Teatro Fuencarral, "La del Manojo de Rosas", zarzuela de Anselmo C. Carreño y Francisco…

Post en forma de poema

Se puede morir de amor; Yo lo hago casi todos los días, y si no, plácidamente me suicido, pero a esa hora mágica y…

Década prodigiosa

“A veces nos ilusiona un reencuentro. Nos acercamos por las verdes esquinas que solíamos. Procuramos mirar de igual modo, caminar de igual modo, sentir…

Teatro del Miedo

Hace unas semanas, en el post Sangre artificial, os contaba mi pasión por el cine de terror, que lógicamente se extiende a todo lo…

El periódico ¡otra vez!

Empezaba mi día tomando un café, que me gusta cortado y con leche fría, en la cafetería que hay junto al local donde empezábamos…

Y sin cobrar

Este es un trabajo duro. Aunque parezca lo contrario desde fuera muchas veces, porque el profano puede verse deslumbrado por un exceso de glamuroso…

Un botecito de plástico

En 2004 tuve la ocasión de viajar por primera vez a Perú. Era mi primer viaje al continente americano y comencé aquella aventura muy…