Entrevista a Miguel del Arco

Uno de los profesionales más polifacéticos de la escena española

Miguel del arco
Miguel del Arco. Dramaturgo, guionista, director y actor español. Co-creador de dos iniciativas de exito en el teatro: Pavón y Kamikaze.

Nombre de referencia en el espectro teatral español, hablamos con Miguel del Arco de Teatro Kamikaze, del Pavón, y la Joven Compañía. Dramaturgo, guionista, director y actor español. Formado en la Escuela Superior de Canto y en la Real Escuela Superior de Arte Dramático. Toca todos los palos de las artes escénicas.

Una entrevista de Juanjo García.

Teatro a Teatro: Si hablamos de teatro, remontándonos unos años atrás, en 2002 creas, junto a Aitor Tejada, Kamikaze Producciones. Háblanos de ese punto de partida a nuevas metas.

Miguel del Arco: Bueno, Kamikaze Producciones somos oficialmente Aitor Tejada y yo pero nunca hemos sido solamente nosotros. Esta es una actividad colectiva. Eso lo tenemos claro. Y fue la cobertura de producción o legal para que un grupo de gente que teníamos una misma forma de contar historias y de abordar un poco la producción de teatro y de cine (porque de hecho Kamikaze Producciones empezó para hacer unos cortometrajes) dispusiera de un marco legal como para poder desarrollar y hacer las cosas de la manera que nosotros teníamos pensado.

Teatro a Teatro: Más o menos hasta 2007 llevabas una carrera imparable como actor, y en ese momento das un giro y te vas a las tareas de autor y director. ¿Cómo se produjo esa transición?

Miguel del Arco: Bueno, pues se produjo con una cierta naturalidad. Aitor y yo habíamos escrito mucho para televisión y decidimos en un momento dado dejarlo y empezar a escribir para nosotros. Hubo un tiempo en el que alternaba mi labor como actor con la dirección porque empecé a hacer montajes pequeños junto con los cortometrajes también. Y yo creo que poco a poco la cosa se va inclinando hacia un lado.

Fundamentalmente después de “La función por hacer” que si marca un antes y un después de la vida de Kamikaze Producciones porque se abren muchas puertas y empieza a haber una gran demanda de mí como director y creo que eso va impulsando que por un lado yo tenga mi cabeza más metida en la dirección y encuentre mi espacio.

Un espacio en el que me siento muchísimo más cómodo y donde he encontrado mi sitio. Todo lo demás que he aprendido por el camino de la dramaturgia, la dirección, la parte actoral… son cosas que han venido a completarme como director.

Teatro a Teatro: En el 2016 Kamikaze y Buxman os unís para alcanzar una gestión conjunta del Teatro Pavón. Explícanos como se produjo esa fusión y cuales son vuestras funciones.

Miguel del Arco: Pues esta fusión también se produce con una gigantesca naturalidad. (Se ríe) Jordi Buxó que es Buxman ya se había unido a nosotros en “Misántropo” y ya habíamos hecho también juntos la película “Las Furias”. Jordi es de esa gente que te encuentras por el camino y es tu alma gemela. Es hermano. Así que unimos las productoras y somos todos uno. Y luego no hay una distribución exacta de las labores.

Es decir, la producción en sí la llevan Aitor y Jordi y los demás obedecemos… porque ellos son en realidad los jefes. Son las dos cabezas clarividentes y pensantes y son los que organizan y los que se atreven y tiran del carro. Siempre además desde un sitio cargado de amor por la producción. Tanto de teatro como de cine, como de lo que les eches encima.

Teatro a Teatro: Sigamos hablando del Pavón. El año pasado recibisteis el Premio Nacional de Teatro (2017), lo cual me parece muy destacado, y estáis además haciendo una labor muy interesante con las becas artísticas. ¿Cómo funciona realmente el Pavón?

Miguel del Arco: El Pavón nosotros siempre hemos querido definirlo como la casa del autor. Creo que es un espacio que faltaba en Madrid. Y se ha situado de una manera muy rápida en el panorama, no solamente nacional, sino internacional. El otro día me lo contaba Sergio Blanco. Un importantísimo autor y director uruguayo, así como otros artistas que se han acercado al Pavón desde la admiración del proyecto en sí.

Primero, porque cuatro locos desde la empresa privada dan un paso y abren las puertas de par en par a la autoría dramatúrgica contemporánea. Y eso es lo que queremos hacer. Decía Sergio, que le parecía alucinante. Que ni siquiera en París había un espacio dedicado única y exclusivamente a la dramaturgia contemporánea. Para mí esto es el Pavón. Ese es el intento. Este año hemos presentado un programación de veintitantas producciones, 7 de las cuales son producciones propias, 7 coproducciones y las demás exhibición, con una línea editorial que es una mirada contemporánea.

Fundamentalmente de autores vivos, a ser posible españoles. Y luego también una mirada contemporánea a funciones como “Un enemigo del pueblo” de Ibsen que es la función con la que hemos abierto la temporada o como sera la visión de Silvia Munt de “El precio”. Es decir, son clásicos del siglo XX (porque también hemos hecho “Hamlet” o “El misántropo”) desde una visión actual.

Teatro a Teatro: Me llama la atención que cuando hiciste tu carrera como actor en muchos de los casos tú eras actor de musicales y sin embargo cuando te has pasado al lado de la dirección te has ido más al teatro de texto. ¿Por qué?

Miguel del Arco: Bueno, yo nunca fui un actor de musicales como tal. Yo fui un actor con una preparación amplia que me permitía cantar. Pero si ves mi currículum… musicales, fundamentalmente, hay tres. Lo cual no quiere decir nada. Lo que pasa es que esa división precisamente se hace porque muchas veces los actores de musicales olvidan que en un momento dado tienen que hablar y me parece que es importantísimo. Una cosa y la otra. Por eso te digo que no. Yo no me considero, nunca me consideré, un actor de musical. De hecho yo era una rara avis en ese sentido.

Teatro a Teatro: Bueno… te has pasado casi siempre al teatro de texto desde la dirección pero hay algunas excepciones. Por ejemplo la zarzuela “¡Como esta Madriz!” o la opera que acabas de estrenar hace poco “Fuenteovejuna”. ¿Te da un poco de vértigo dirigir espectáculos musicales?

Miguel del Arco: Vértigo ninguno. Vértigo me da la labor de dirección que me gusta mucho. Lo que pasa es que también he sido precavido. Ha llegado cuando ha llegado. En su momento Pablo Pinamonti me da la posibilidad de dirigir “¡Como ésta Madriz!” que es una oferta que yo le hice de mezclar las dos Zarzuelas “La Gran Vía” y “El año pasado por agua” y luego llegó “Fuenteovejuna” que es una ópera que dramáticamente me interesaba muchísimo. La partitura es totalmente fabulosa y bueno eso es lo que me mueve a mí primordialmente. Pero en el teatro musical, en la ópera, en la Zarzuela o en el teatro de texto. Es decir, es que el proyecto en sí me guste.

Y no, no tengo vértigo. Me gusta explorar mis límites y me gusta meterme en todos los charcos y por eso pues igual que hago ópera y zarzuela o teatro de texto pues me voy a una película o una serie de televisión que darán en breve. Bueno, mi profesión es la de contar historias. Los formatos los voy eligiendo y me permiten además no acomodarme en nada. Hay que buscar siempre la zona de no confort.

Teatro a Teatro: Hablemos de tus proyectos. Uno de los más inminentes es, creo, colaborar con La Joven Compañía en un espectáculo acerca de Lorca.
Miguel del Arco: Antes del proyecto con La Joven Compañía dirigiré “Jauría” para el Pavón. Jauría es una modalidad de teatro documental o teatro verbatim. Es una transcripción concreta y exacta del juicio sobre “La manada”, en la que el autor, Jordi Casanovas, lo único que hace es cortar, pegar y reducir las transcripciones pero no hay una sola palabra de ficción.

Y esa misma no ficción produce una obra curiosa que me parece que va a ser para mí creo que necesaria. Porque creo que es necesario dialogar sobre lo que ha sucedido puesto que el juicio de la manada marca un antes y un después en la sociedad y en la jurisprudencia de este país.

El espectáculo sobre Lorca yo creo que se va a llamar “Federico hacía Lorca”. Es un espectáculo que cuando me ofrecieron hacer un espectáculo sobre Lorca yo no sabía muy bien por que decidirme… porque son actores muy jóvenes. Entonces les propuse un viaje de Federico como poeta en ciernes. Y como a través de sus cartas y a través de su poesía se va configurando el gran poeta. El Lorca que todos conocemos. La verdad es que me hace mucha ilusión. Es una compañía llena de energía y buen rollo y este viaje y sumergirme en la obra de Lorca todos estos meses está siendo apasionante.

Miguel del Arco

 

Teatro a Teatro: El diario El Mundo te ha elegido como una de las personas más influyentes del colectivo homosexual. ¿Es un honor?
Miguel del Arco: Francamente a mí me da igual. Yo escribí en su día una carta en la que decía que ojalá no tuvieran que existir estas listas. Para mí no es un honor aparecer como homosexual porque es una cosa que ni me la he ganado ni la he elegido. Es decir, nací con ella. Pero bien es cierto que si está lista vale para que un chaval en Madrid, Guadalajara, Barcelona, Zamora, León o en un pueblo de la Alcarria, me da igual, vea que hay una normalidad, que no pasa nada por enseñar y decir “Sí. Estoy aquí. Soy un profesional de teatro y soy homosexual”… bienvenido sea.

Por otra parte lo único que yo deseo y aspiro es que estás listas dentro de poco (cosa que dudo francamente) no tengan ningún sentido y sean tan absurdas como sacar la lista de… no sé… Es que sacar la lista de los heterosexuales más poderosos de la tierra nos parece a todos absurdo. Pues igual de absurda nos debería parecer sacar la lista de los homosexuales. Ser conocido por mi trabajo, por como soy como director, es un honor. Ser conocido como homosexual es una cosa que francamente me la pela.

Teatro a Teatro: Se puede decir más alto, pero no más claro. Con la valentía y la honestidad siempre de frente… con ustedes, el maestro Miguel del Arco.

Facebook Comments
Etiquetas