Entrevista a Ricard Reguant

El teatro en Cataluña

Ricard Reguant
Ricard Reguant, prestigioso director teatral catalán nos habla sobre cómo ve el sector del teatro en su tierra, en Cataluña

Nos hemos puesto en contacto con Ricard Reguant, prestigioso director teatral catalán para que nos hable de cómo ve el tema teatral en su tierra.

Una entrevista de Juanjo García.

 

Teatro a Teatro: Rebuscando información tuya las primeras referencias son de finales de los 80… o sea unos 30 años, ¿no?

Ricard Reguant: Bueno, Juanjo, te cuento… yo empecé a trabajar en esto con 3 meses. Mi tío, Luis Nonell, era un actor muy famoso en Cataluña y era el empresario del Teatro Romea de Barcelona. Así es que debuté de niño Jesús. A partir de ese momento trabajé todos los años. A los 5 años comencé a hacer de actor en televisión cuando no había ni estudios en Barcelona. Venía Pilar Miró con una cámara de 16 mm a rodar una serie muda que se llamaba “Historias de don cualquiera”.

Debute como director a los 17 años, también con mi tío en el Teatro Español (hoy Teatro Barts) con una obra que se llamaba “Las mujeres de mi marido”. Después, en los 70, empecé a ganar un poco de dinero y cree una compañía de teatro infantil en donde empezamos a hacer musicales cuando no existían musicales en España.

Yo empece haciendo una adaptación de “Godspell” y un primer musical de creación propia que se llamaba “El príncipe y el aviador” basado en “El principito” de Saint-Exupéry. En el 83 decidí volver al teatro para dirigir “Tócala otra vez, Sam” de Woody Allen. Y a partir de ahí “Están tocando nuestra canción” (1989) que es el primer musical serio, profesional que hago.

 

Teatro a Teatro: Ricard, tu combinas la dirección en Barcelona y Madrid, ¿Cuál de las dos prefieres, cual es mejor y cual es peor?

Ricard Reguant: Vittorio Gassman decía que un escenario es un escenario esté donde esté puesto. Por eso no me importa trabajar en Barcelona, Madrid, Italia, Rumanía, Alemania, Brasil… donde haga falta, porque un teatro es un teatro y los actores son siempre iguales en todo el mundo. Hay un idioma internacional para todos nosotros. Tengo en estos momentos seis compañías en Rumanía, dos en Italia y este año monto una tercera. Joan Manuel Serrat decía (y lo confirmo): “mi patria esta donde puedo ganarme el dinero”. Creo que no hay una gran diferencia entre un sitio y otro. Todos los sitios son buenos para trabajar

 

Teatro a Teatro: Bien, pero… ¿Y dónde crees que te quieren más? ¿En Madrid o en Barcelona?

Ricard Reguant: Ahí si puedo decir que si me das a escoger, que donde los profesionales me respetan, me aprecian y me quieren es… en Madrid. A mí la profesión de Barcelona no me ha querido nunca. Jamás en la vida. La profesión de Barcelona busca llegar a ser funcionarios porque viven de las subvenciones públicas. Yo he sido un ave rara porque casi nunca he tenido subvenciones y cuando las he tenido ha sido tan poco que no ha dado ni para los programas de mano. Por eso yo a la profesión de Barcelona no le tengo demasiada querencia ni admiración.

Reconozco que la escuela de Barcelona siempre ha sido muy valorada en Madrid y el resto de España, ya que hay unas ganas de creación muy importante. Pero donde yo me siento bien es en Madrid. No tengo ninguna duda. Los dos premios que he recibido en mi carrera, los dos me los han dado en Madrid. En Barcelona nunca me han dado nada. Y no es que espere premios, yo lo que desearía es que me respeten. Hablo de la profesión, no del público. El público, según Gerard Depardieu, “es un amante infiel” porque muchas veces no sabes lo que quiere. A veces he tenido éxitos y fracasos y no he sabido por qué. Ni en Barcelona, ni en Madrid, el público sabe quién es el director… ni le interesa. Conocen algunos actores, van al título y a veces porque se genera un interés.

 

Teatro a Teatro: Tu dominas el teatro musical y el de texto, ¿En cuál te sientes más cómodo?

Ricard Reguant: Tampoco puedo escoger entre musical o texto. Yo empecé en texto con gente muy buena: Nuria Espert, Adolfo Marsillach, con Fernando Fernán Gómez… Lo que pasa es que luego veía películas de musicales y no entendía porque no se hacían esos musicales en teatro en España. Por eso empecé a hacer musicales cuando apenas había.

Habían casos como Tamayo, pero eran flor de un día. Luego Juanjo Alonso Millán con Alberto Closas hicieron algunos, Jaime Azpillicueta por supuesto con Jesucristo Superstar y Evita, pero no había una estancia fija del musical como género. Yo tomé el relevo de esta gente a la que admiraba muchísimo. Probé con musicales infantiles como paso previo a “Están tocando nuestra canción” que fue un éxito en Barcelona pero no en Madrid que fue un fracaso tremendo. “West Side Story” fue el que me abrió la puerta de Madrid. Coincidimos 4 musicales en aquella época.

Estaba “El hombre de la Mancha“, “Sweeney Todd” y “Los Fantásticos“. Los que ganamos dinero fueron “El hombre de la Mancha” y “West Side Story“. Después estrené “Chicago” y a la semana estrenaba “Misery“. Nunca he dejado el texto porque me interesa tanto como el musical. Pero no he hecho clásicos, si acaso policíacos o de comedia. No hago clásico porque hay tanta gente que lo hace…

 

Teatro a Teatro: Ahora llevas algo más de un año dirigiendo el Teatro Apolo de Barcelona. ¿Qué has conseguido cambiar en este tiempo?

Ricard Reguant: Estamos tratando de darle un aire más moderno, alejarnos de cosas (lo digo con todo respeto) como Los Morancos, Arévalo, Bertín Osborne … Hemos arrancado con dos montajes policíacos:  “Y no quedará ninguno” y “Sherlock Holmes, el destripador“. que es un género que en Barcelona no se ve mucho. Hice un musical que no terminó de funcionar, tampoco el infantil de “Hércules“, pero se esta convirtiendo en un referente para el teatro policíaco. Si aguantamos se verán cosas distintas en dos años.

Teatro a Teatro: Hablemos de Cataluña… Gran cuestión política tenéis… ¿Tú eres independentista?

Ricard Reguant: Mi padre lucho en la Quinta del Biberón en la Guerra Civil por la independencia de Cataluña. Por eso yo le debo un gran respeto a esta lucha. Por la memoria de mi padre. Otra cosa es que yo, más que independentista, me siento universalista. Decía Josep Pla, al que las fuerzas vivas odian, que “el nacionalismo se cura viajando”. Afortunadamente viajo mucho por mi trabajo y veo el independentismo como un problema lejano. Entiendo que el independentismo es apartarse de algo que está muy corrupto en España. No creo que sea apartarse de los españoles. De todas maneras, el respeto que siento por los independentistas, me gustaría que los independentistas lo tuvieran por los que no quieren serlo. En Cataluña ahora no hay dos bandos, hay 40.000 y no sabes dónde estas.

 

Teatro a Teatro: Sabemos que estas muy, pero muy enfadado con la “Cataluña teatral”. ¿Como está el teatro en Cataluña? ¿Por qué nadie se mueve?

Ricard Reguant: En estos momentos, el 95 % de las producciones que se hacen en Cataluña están subvencionadas. Excepto teatros como los de la Empresa Balaña, que ellos no producen sino que llevan a exhibición, los demás producen. Pero son públicos… ellos dicen que privados. Para mí la frontera está en que los privados se supone que arriesgan su dinero aunque tengan una pequeña subvención. Si la subvención es del 100 % dejas de ser un teatro privado para pasar a ser un teatro público. Y ese concepto no lo entienden en Cataluña.. No arriesgan ni un euro. El tema es que si yo pongo un cartel a los 5 minutos me lo tapan con otros carteles de otras compañías que las pago yo con mis impuestos.

El público esta desorientado. ¿Si esos empresarios tuvieran que pagar de su bolsillo las obras que hacen, realmente harían lo que están haciendo, o vendrían a hacer lo que yo, comedias, vodeviles, policíacos…? Lo gracioso es que ahora los teatros públicos hacen hasta musicales absolutamente comerciales. Y éste es el gran problema del teatro en Cataluña, que nos están echando a los teatreros. El otro problema es que se mueven como clanes. La gente del Instituto del Teatro se ha convertido en la gran mafia. Por eso muchos de los jóvenes que salen de las escuelas están malviviendo, creando cooperativas, haciendo infantiles, con obras que no va a ver nadie. Es una situación trágica. Todo el mundo calla por miedo a no ser contratado en un teatro publico. Esto no ocurre en Madrid.

 

Teatro a Teatro: Ya para terminar… ¿Cómo llevas que tu hija, Xenia Reguant, siga tus pasos como ayudante de dirección en Lehman Trilogy, uno de los grandes éxitos de la temporada?

Ricard Reguant: Bueno Xenia va creando su propio camino. Yo estoy encantado de que ella se vaya alejando de mi lado en el sentido profesional y que Sergio Peris Mencheta, que tiene un gran talento, la quiera a su lado para hacer cosas distintas. Ella está ahora dirigiendo en Barcelona un espectáculo de cabaret y escribiendo letras de canciones. Tiene mucho talento y muchas ganas de trabajar y creo que eso es lo mejor para ella y para cualquier persona que se quiera dedicar a esto.

 

Teatro a Teatro: Mil gracias Ricard por tus interesantisimas reflexiones. Mucha suerte para Xenia (pronto intentaremos traer a Sergio Peris Mencheta a esta sección para que nos hable de su espectáculo Lehman Trilogy).

Ricard Reguant: Gracias, Juanjo. Un abrazo.

Facebook Comments
Etiquetas