Eurovisión: El viaje con D´Nash a Helsinki y la final

Rebeca Rods

Cuatro años, ese es el tiempo exacto que ha pasado desde que tuve la ocasión de acompañar a D´Nash en esa experiencia tan maravillosa que fue participar en Eurovisión en el 2007 después de que los finlandeses "Lordi" ganaran el festival el año anterior.

Recuerdo que Mar de Pablos me llamó para preparar los coros cuando los chicos fueron seleccionados para la final, y que yo tenía aún muchos perjuicios sobre el festival, pero sólo porque no sabía en realidad la magia que se escondía dentro de todo el proceso, como tampoco lo sabe la gran mayoría del público español por el trato que se le otorga en este país. Fue entonces cuando el productor, Carlos Quintero, me llamó en persona y me hizo entender todo lo que me perdería en caso de no ir. Comenzó así una fase de ensayos de voces y coreografías y lo que a mi se me hacía más grande en aquel momento: representar a mi país ante 15.000 personas en directo y para todo el mundo a través de una pantalla de televisión con el grupo que había sido seleccionado y al que ya me sentía estrechamente unida por estar viviendo aquella experiencia tan intensa.

Un recibimiento asombroso, decenas de países concursantes, cada uno con su delegación correspondiente, vuelos, hoteles, traslados, nuestros queridísimos eurofans, entrevistas, ensayos, excursiones, maquillaje, peluquería, fiestas, nervios.. muchos nervios.. y muchas ganas. La sorpresa mayor… un ensayo con público que nunca nos advirtieron… haha. Las entradas de la final estaban agotadas y llenaron el Hartwall Areena de Helsinki con un público ansioso de espectáculo sin avisarnos, todo esto en el último ensayo general… todavía recuerdo aquella presión en el pecho al bajar del escenario y el abrazo que le di a Javi después porque nos faltaba en aliento… haha.

Pero cuando al fin llegó el día, la gran noche, tras una semana de preparación, de emociones, de conocer muchísimos artistas, de ver la seriedad y la buena energía con la que se toman allí el festival y la importancia que le dan, España no iba a ser menos. Había que demostrar a nuestro país la fuerza de lo que estábamos viviendo, y las ganas que teníamos de dar lo mejor de nosotros. Y entonces llegó nuestro momento, segunda posición y todo pasó en menos de un instante. Quedaba una larga espera hasta las votaciones y hasta aquellos esperados 12 puntos… pero muy larga, y con muchísimos nervios… y aunque aún a día de hoy sigo creyendo que las votaciones estaban condicionadas por un alto desequilibrio en la participación de los países y sus inclinaciones políticas, la experiencia es algo que ninguno de nosotros olvidará jamás, y lo que es más, será siempre recordada como una de las más grandes de nuestra vida, personal y profesional. Así es Eurovisión, al menos en el resto de Europa y así se vive. Así lo recordaré yo siempre.

Apoyemos la música y luchemos por ella!!!

D’Nash, Kalu y yo en los coros con dos timbales enormes y toda España pendiente de ese I love U mi vida compuesto por Tony Sánchez-Ohlsson…Aquí os dejo el vídeo !!!

Y Recuerda, mañana de nuevo a la final con Lucía Pérez en Zurich… muchísima suerte y a por todas!!

…y que Black Light estará en el Teatro Lara en tan sólo dos semanas… allá vamos!!!

RR

Facebook Comments