Microcríticas: «La novia»

CRÍTICAS: Noviembre en Microteatro por Dinero

Este inesperado texto de Marcelo Díaz se convierte en una historia muy profunda de la que uno ya no se podrá despegar en muchos días.

Por razones que no me detendré a explicar ahora, pero que me apunto para otro día, Microteatro por dinero es uno de esos espacios artísticos del Madrid actual que concitan en mí el más alto interés y consideración. Ayer noche acudí a ver parte de la recién estrenada programación de noviembre, a la que dedicaré a continuación las siguientes líneas. Lo haré en el mismo orden en el que entré a verlas, aunque en este caso coincide también, ¡qué casualidad!, con la clasificación de menor a mayor que yo haría de las mismas.

"La novia"

La novia nos recibe eufórica y muy atenta en la puerta de la iglesia. En un ambiente muy recogido, como de pequeña y modesta capilla, una mujer madura comparte sus pensamientos de última hora con todos nosotros, sus invitados a la boda.

Este inesperado texto de Marcelo Díaz, que empieza pareciendo una comedia de tintes intrascendentes, se convierte poco a poco en una historia muy profunda de la que uno ya no se podrá despegar en muchos días: el abandono infantil, la búsqueda de la propia identidad, la necesidad de encontrar nuestras raíces, la casualidad más inverosímil, el amor incestuoso. Estos y otros temas van borrando de nuestros labios la sonrisa con que recibimos a esta novia otoñal, a medida que la voz tierna y compungida de su intérprete, Patricia Gorlino, nos desgrana con indudable acierto los detalles de su historia.

Este micromonólogo parecería una historia solo posible en la ficción si no fuera porque, como nos comenta la propia Patricia al final de la obra, ya en charla informal, está basado en una historia real con un final todavía más inverosímil que el aquí narrado. No se la pierdan, merece la pena.

Facebook Comments
Vota este artículo