Ricardo III

ESTRENO: El 8 de octubre, en el Teatro Bodevil


Angy Fernández y Adam Jeziersky participan en "La cena de los malditos"

Un edificio cultural construido en los años cuarenta, que cayó en desuso a partir de los años sesenta y que ahora, tras diversos avatares, ha sido recuperado para el ocio y la cultura por la empresa Fuse People, para combinar el espectáculo, la cena y las copas. Eso es el nuevo Teatro Bodevil, que se presentó ayer en Madrid. La rueda de prensa no sirvió solo para dar a conocer el espacio, sino también el espectáculo que acogerá, con propósito de continuidad: "La cena de los malditos". Se trata de un espectáculo que bebe del bodevil americano y francés de los siglos XVIII y XIX y que está protagonizado por Angy Fernández, Beatriz Ros, Adam Jezierski, Litus y un cuerpo de artistas de diferentes disciplinas. El libreto es de Marta Gutiérrez y la producción de Víctor Fernández. Se estrena el miércoles, 8 de octubre.

Durante el acto pudieron verse varios de los números del espectáculo, como acrobacias, contorsionismos y mucha música, al tiempo que se degustaban algunos de los platos que componen el menú preparado por el chef Carlos Aceves, cuya comida estará conectada con lo que ocurra en escena. Después, los miembros del reparto y del equipo creativo explicaron algunos detalles sobre el espectáculo, que presenta a una plétora de personajes 'malditos' condenados a representar el mismo espectáculo desde hace decenios hasta que un hecho inesperado ocurre y todo cambia. "La cena de los malditos" pretende sobre todo jugar con la sorpresa, enfrentar al espectador a sus propios límites y, por supuesto, aprovechar la peculiar disposición del Teatro Bodevil.

Beatriz Ros encarna a la anfitriona del espectáculo, Madame Dissolue. La actriz, con años de trayectoria sobre las tablas o frente a las cámaras, explicó que desde el principio se sintió muy interesada por su personaje, porque "comienza muy entera, cree que todo va a salir perfecto pero poco a poco se va desmoronando y termina siendo alguien diferente a quien era cuando empezó". Ros afirmó también que "estoy muy ilusionada, porque nunca había roto la cuarta pared". Junto a ella en escena estarán los televisivos Adam Jeziersky y Angy Fernández. El primero, que interpreta a un ser hosco y taimado, dijo sentirse "muy contento, porque este papel me permite ser muy gamberro e interactuar mucho con el público". Angy, por su parte, explicó su personaje tratando de no revelar nada de la trama: "Soy una chica que viene a ver el espectáculo, atraída no se sabe muy bien por qué, y aquí descubre muchas cosas y empieza a vivir una historia de amor muy especial".

Tras la rueda de prensa, recorrí las instalaciones del teatro junto a Isaac Forcada, uno de los cuatro artífices de la recuperación de este recinto tras la marca Fuse Concept. Él me explicó todos los detalles del proyecto y no rehuyó ninguna pregunta. Ni siquiera las preguntas sobre el presupuesto: "En las obras de remodelación del teatro hemos invertido alrededor de 150.000 euros". Y los resultados saltan a la vista: un espacio público amplio, bonito y magníficamente acabado y unas bambalinas extraordinariamente dotadas: camerinos totalmente equipados, almacenes de gran capacidad y, tras el escenario, unas cocinas de restaurante con capacidad para servir a 300 comensales. Forcada explica que "el edificio es Bien de Interés Cultural, por lo que no hemos hecho ningún cambio estructural y hemos respetado además la decoración original".

La cifra de inversión crece cuando hablamos de "La cena de los malditos", el espectáculo propiamente dicho: "En la puesta en marcha del espectáculo hemos invertido alrededor de 500.000 euros. Este presupuesto es bastante menor al de grandes producciones, pero nos permite que la calidad sea la máxima, tanto en el espectáculo como en el reparto, sin tener que encarecer demasiado las entradas". El precio de las mismas oscilará entre los 20 y los 60 euros, en función de la experiencia que se elija, pero el Teatro Bodevil abrirá sus puertas con un descuento del 20% en el precio de todas las entradas. ¿Cómo responderá el público? Forcada espera que bien: "Aspiramos a llegar a un público transversal, desde los 23/25 años hasta los 65. En el espectáculo hay personajes con los que todos pueden identificarse, hay números para todos los gustos y hay una oferta de ocio que creemos puede resultar atractiva para todos".

Esa "oferta de ocio" es la idea clave del fuerte esfuerzo de inversión que Fuse People ha hecho con el Teatro Bodevil. Forcada lo explica: "A nosotros no nos servía cualquier cosa y no nos servía hacer lo mismo que siempre, porque la gente está harta de eso. Queríamos un sitio especial, para traer a Madrid lo que ya hay en otras ciudades como Berlín o Nueva York: un espacio en el que la cultura, la gastronomía y el ocio se engranen para dar lugar a una noche especial para cada persona del público". "Habrá algún teatro tan bonito como éste en Madrid y habrá alguna discoteca parecida a Teatro Bodevil, pero no hay ningún sitio en el que se ofrezca lo que ofrecemos aquí", afirma el productor. Fuse Concept persigue, y Teatro Bodevil lo refleja, "un nuevo modelo de negocio para la cultura, que sea rentable y sostenible". El miércoles echa a andar.

Secciones

Espectáculos relacionados

Relacionados