Ricardo III

ESCENARIOS: Auge de nuevas salas en tiempo de crisis


"Baby" y "Entreplantas": a divertirse en El Esconditeatro

Logotipo de El Esconditeatro
Logotipo de El Esconditeatro

El Esconditeatro es una sala joven en todas sus facetas, que pugna sin pelea por solidificarse allí donde La Latina se da la mano con Lavapiés. Es decir, en pleno centro de Madrid. Abonada a la fórmula micro (que quizás sea el único legado bueno de la crisis al sector), sus puertas llevan abiertas apenas dos meses. Tiene dos salas y un recibidor-bar en el que se palpa ambiente bueno. Está encima de una sala de juegos, y llegué a su umbral con una curiosa y seguramente inexplicable sensación de parroquiano de speak-easy. 

En sus dos salas se representan, hasta el 29 de junio:

 

Baby:

Elena Martinaya y Miguel de Juan protagonizan, y a buen nivel, esta comedia escrita por Carlos Varela y Miguel de Juan, dirigida por el propio Varela. Un óvulo predispuesta a la fusión espera al espermatozoide idóneo, pero éste no termina de llegar. ‘Baby’ es una divertida metáfora de las relaciones de pareja: al final, la voluntad pinta poco y siempre hay rotos para descosidos. Ácida, rápida, física y desprejuiciada, merece mucho la pena invertir en ella los veinte minutos que dura.

 

Entreplantas: 

Igualmente divertida, aunque en un estilo más reposado, es ‘Entreplantas’, la micro-comedia dirigida por Nerea Barrios y escrita por ella misma junto a Bea PoeyUn ascensor con inconcebible banco viene a ser la metáfora de nuestro tiempo y sus disparatados cruces de historias o sus cruces de historias disparatadas. Como queráis. Eva Moreno es una novia más histérica que rota y Luis Bondía el vecino repelentillo pero con buen fondo. El cruce de los dos en el ascensor varado tiene consecuencias impredecibles y, por encima de todo, cómicas.

 

Secciones

Relacionados