Ricardo III

UN ESPECTADOR: 19 mayo en el Teatro Guindalera de Madrid


El juego de Yalta en el Teatro Guindalera: Delicatessen

El juego de Yalta: otro gran espectáculo en el Teatro Guindalera.
El juego de Yalta: otro gran espectáculo en el Teatro Guindalera.

Ayer estuvimos en el Teatro Guindalera de Madrid, viendo el espectáculo que tienen en cartel, “El juego de Yalta”. Para los que no conocen esta sala de teatro, contar que es un acogedor espacio con un aforo de 70 u 80 localidades magníficamente aprovechado. Desde que entras por sus puertas, puedes apreciar decenas de minuciosos detalles que te van revelando que estás a punto de presenciar algo especial, casi mágico. Al entrar en la sala, ya sorprende el recibimiento cordial de los actores, que te hacen preguntarte "¿Pero ya ha comenzado la función?". Y es que en el Teatro Guindalera ha comenzado el show desde que traspasas la primera puerta.

El juego de Yalta“ es una adaptación del breve cuento de Chéjov titulado “La dama del perrito”. Una sutil historia de amor entre un maduro seductor y joven aburrida de su matrimonio con un hombre mucho mayor que ella. Una aventura sentimental, en principio pasajera, que se convierte en un absorbente romance capaz de superar el tiempo, la edad y la distancia.

José Maya encarna fantásticamente a Gúrov, un aburguesado y simpático empleado de banca, que disfruta de unas vacaciones habituales en un balneario. María Pastor da vida a la tímida y apasionada Anna, una joven con ganas de disfrutar la libertad que le resta la vida con su anciano esposo. El director, Juan Pastor, dirige con absoluta destreza cada uno de los momentos por los que pasa la relación de los enamorados, desde las primeras citas, hasta la despedida final, pasando por la etapas de júbilo, arrepentimiento y reencuentro. Además, como diría el famoso compositor español Pepe Nieto, ha sabido combinar a la perfección música diegética y extradiegética en la obra, interpretadas en directo por la fascinante voz de Noemí Irisarri, y acompañada al piano por Marisa Moro. Y por supuesto, destacar el vestuario y su astuta forma de combinarlo en los cambios, al igual que la ambientación, minuciosamente trabajados por el equipo de producción, que cuidan del espectáculo con la misma brillantez y mimo que al resto de la sala.

Un último detalle digno de mención, es la curiosa forma de introducir animales en la escena y cumplir así con las dos famosas premisas de Alfred Hitchcock.

A la salida te sorprenden con un exquisito licor de guindas, y la aparición del elenco en el hall, de modo que fomentan inteligentemente la relación entre el público y los actores y convierten cada función en una experiencia absolutamente diferente a la del día anterior.

"Chapeau" por el Teatro Guindalera. Estas son las claves que hacen que el Teatro Guindalera tenga el apoyo de un público local volcado y fiel al proyecto, que gozan del reconocimiento de prensa y el público, y les ha otorgado el Premio Ojo Crítico de Rne.

Os dejamos un video con la opinión del público que ha visto "El juego de Yalta".

Secciones

Espectáculos relacionados

Relacionados