Ricardo III

ESTRENO: 6 octubre en el Teatro Quintero de Sevilla


Hoy se estrena Shirley Valentine

Verónica Forqué con el montaje del monólogo cómico  "Shirley Valentine".
Verónica Forqué con el montaje del monólogo cómico "Shirley Valentine".

Hoy 6 de octubre en el Teatro Quintero comienza nueva temporada con la tragicomedia "Shirley Valentine", protagonizada por Verónica Forqué. Una obra original de Willy Russell, adaptada por Nacho Artime y bajo la dirección artística de Manuel Iborra.

Estrenada hace 25 años, la crítica la ha calificado como "la comedia perfecta". "Shirley Valentine" no ha perdido ni un ápice de frescura en este cuarto de siglo, sino al contrario, dado el creciente protagonismo adquirido por la mujer a lo largo de este tiempo en todos los ámbitos de la vida, y como prueba el gran éxito del nuevo montaje realizado en Londres.

La obra es un reto sólo al alcance de las grandes actrices, ya que un único personaje va contando en escena lo que podría ser representado por todos los que entran y salen de su vida. Por tanto, es mucho más que un monólogo, en que Verónica Forqué ha de guardar el equilibrio entre sus sentimientos y los golpes de humor. Al respecto de su interpretación, que ahora podrá admirarse en el Teatro Quintero, el crítico Carlos Toquero ha escrito: "Si Willy Russell pudiera verla en escena, se enamoraría de la Forqué, porque está tan magnífica, se mete en la piel de Shirley Valentine con tanta naturalidad, da tal cantidad de matices a su personaje -profundos unos, ingenuos otros- que parece como si Russell hubiera tenido a nuestra actriz española en la mente cuando concibió a esta mujer de cuarenta y muchos años, machacada, hundida, frustrada por las huellas de la vida, pero capaz de renacer, de recuperar los sueños....".

Shirley Valentine es, sólo en apariencia, una mujer igual a millones de amas de casa que tienen vidas paralelas y similares en cualquier país del mundo. Vive en un adosado de un típico barrio obrero londinense.

Se casó por amor, pero su marido le salió machista, maniático y egoísta. En el camino de criar a sus hijos y de soportar estoicamente las brusquedades de su esposo se le va escapando el amor y la vida. Vamos conociendo su mundo y su realidad a través de las confesiones que le hace a la pared de su cocina. Sin embargo, tras unas vacaciones casi clandestinas en Grecia, sus puntos de vista sobre la vida, el amor, la convivencia y ella misma cambian.

Shirley, por tanto, es un ama de casa que se ha cansado de ser un ama de casa porque quiere empezar a vivir y encontrar el sol dentro de su vida gris.

Secciones

Espectáculos relacionados

Relacionados