Ricardo III

ESCENARIOS: Será uno de los recintos más grandes de España


Luis Álvarez dirigirá el Teatro Príncipe Pío

El empresario teatral Luis Álvarez será el encargado de dirigir el proyecto del Teatro Príncipe Pío de Madrid. Él es la cabeza visible de un grupo de tres empresas, Global Health Consulting, You Show y Wonderland, que se ha hecho con la concesión de una parte actualmente desocupada de la Estación de Príncipe Pío. El objetivo es convertir la zona en un recinto teatral de primer orden, con zonas de restauración y una academia dw artistas. Álvarez será quien lleve a cabo el proyecto porque su oferta ha sido la más apreciada por ADIF de entre aquellas que han concurrido a un proceso de presentación de ofertas que se abrió el mes de marzo de 2014 y que se ha alargado durante un año. La inversión llegará a los 23,4 millones de euros.

El proyecto del Teatro Príncipe Pío

La idea del Teatro Príncipe Pío contempla la construcción de uno de los recintos teatrales más modernos de España. El proyecto inicial aspira a la construcción de un teatro con capacidad para entre 1.600 y 1.800 espectadores y dotado de los mejores equipamientos técnicos, tanto en lo que se refiere a las posibilidades escénicas como a la comodidad de los espectadores. Un gran proyecto para el que se precisará una gran inversión.

Sin embargo, no es un proyecto nuevo. La construcción de un teatro de grandes dimensiones en estos edificios de la Estación de Príncipe Pío ha sido una idea largamente acariciada por diversos empresarios culturales españoles y extranjeros. Las características del espacio, que como hemos dicho permitirían conformar un teatro con mucha capacidad y a la altura de los más exigentes requisitos técnicos, sumadas a su excepcional situación, cercana al centro neurálgico de Madrid y rodeada de comercios, lo convierten en un espacio altamente cotizado para desarrollar una iniciativa teatral.

Uno de los primeros en contemplar la idea fue Luis Ramírez, director artístico y uno de los principales impulsores del teatro musical en España, a pesar de su temprana y repentina muerte. También la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) barajó la idea de construir un gran teatro en este espacio y convertirlo en foco cultural de la capital. La sociedad gestora de derechos llegó incluso a elaborar un proyecto propio que finalmente no fue a más. Stage Entertainment, hace diez años, presentó otro proyecto que pretendía convertir el recinto en un teatro que acogería sus grandes producciones musicales.

La concesión de ADIF

Con todo, quien ha dado el primer paso necesario para que el Teatro Príncipe Pío sea una realidad ha sido este grupo de empresas liderado por Luis Álvarez. Él es quien ha logrado imponerse con su oferta en el proceso de concurrencia que ADIF, a la que pertenece en origen el espacio en el que se construirá el teatro, abrió el mes de marzo de 2014 y que se ha alargado durante un año.

Según las condiciones de esta concesión, recogidas en el pliego de bases por el que se ha regulado todo el proceso de concurrencia de ofertas, Luis Álvarez gestionará el proyecto durante los próximos cincuenta años, pues ésa es la duración de la concesión. La primera obligación de Álvarez como arrendatario del espacio será pagar a ADIF una renta de arrendamiento de al menos 150.000 euros anuales, que se irán actualizando al ritmo al que lo haga el IPC. La cifra de inversión ascenderá a unos 24 millones de euros durante toda la duración de la concesión.

Dicha cifra se calcula en base a los 100.000 euros que el empresario habrá de abonar como renta fija, a los que se suman los mínimos 50.000 que ofertará como renta variable en función del porcentaje sobre los ingresos de explotación. Durante los cuatro primeros años a contar desde el inicio de la concesión, la renta fija queda establecida en 50.000 euros, en lo que se llama un período transicional que trata de facilitar las cosas al empresario en los primeros momentos de la puesta en marcha de su iniciativa.

Otro aspecto capital de la concesión conseguida por Luis Álvarez de ADIF es el que se refiere a las obras de rehabilitación de los espacios objetos de esa concesión. Será el propio Luis Álvarez quien se encargue de llevar a cabo estas obras, tras la consecución de los correspondientes permisos y la presentación de un proyecto arquitéctonico. Estas obras, necesarias para el inicio de la actividad, deberán llevare a cabo en un plazo no superior a 24 meses, con el objetivo de que el recinto esté en actividad como muy tarde dos años después de la concesión. Tendrán un coste estimado de 7 millones de euros.

¿Dónde se construirá el Teatro Príncipe Pío?

La concesión lograda por Luis Álvarez se refiere a dos espacios concretos de la Estación de Príncipe Pío, hasta ahora desocupados: el Edificio de Cabecera y los espacios libres anexos al mismo. En total, casi 10.000 metros cuadrados de superficie explotable que, en la actualidad, permanece inutilizada, inaccesible en algunos puntos u ocupada por un aparcamiento para trabajadores de ADIF.

El más importante de los espacios es el Edificio de Cabecera, con más de 6.000 metros cuadrados de superficie. Se trata de una edificación a la que se accede desde la Cuesta de San Vicente y a la que se podría acceder también desde un punto hoy inhabilitado cercano a la zona de andenes. El Edificio de Cabecera cuenta con tres zonas perfectamente delimitadas: su cuerpo central, en el que está situado el gran vestíbulo central; el Torreón de Levante (al este del cuerpo central) y el Torreón de Poniente (al oeste del cuerpo central).

El Edificio de Cabecera tiene un altísimo valor arquitectónico, pues constituye un ejemplo magnífico de la arquitectura ferroviaria de comienzos de los siglos XIX y XX. Es uno de los edificios centrales de la Estación del Norte, cuyo proyecto fue llevado a cabo a mediads del siglo XIX y plasmado en la realidad en 1882. El edificio no sólo cuenta con un nivel de protección 1 como Edificio Singular, sino que está protegido por normativa de rango superior como monumento. Desde 1977, además, tiene abierto un expediente de declaración como Bien de Interés Cultural, lo que supone una protección igual a la que tendría si lo fuera definitivamente. Por esta razón, las obras de rehabilitación que se lleven a cabo para el comienzo de la actividad deberán ser respetuosas con la integridad arquitectónica del edificio.

La trayectoria de Luis Álvarez

Productor y director, Luis Álvarez fue premiado en 2009 por la Cámara de Comercio de Nueva York como Mejor Empresario del Año por su labor en Estados Unidos. Fue el primer español  en producir un musical en Broadway, en el Madison Square Garden, y en todo Estados Unidos de gira con “101 Dálmatas”. También fue el primero en realizar una gira por toda España con un musical de gran formato, como "We Will Rock You". Es el creador del primer show en el mundo a bordo de un avión Madrid-Las Vegas.

Secciones

Relacionados