Ricardo III

ZARZUELA: 15 junio en el Teatro Häagen-Dazs Calderón


"Pan y toros" llega a Madrid

Pan y Toros. Nueva versión del clásico de Barbieri.
Pan y Toros. Nueva versión del clásico de Barbieri.

Del 15 al 19 de junio en el Teatro Häagen-Dazs Calderón se representa la famosa zarzuela “Pan y Toros”. Esta versión se presentó el 6 de febrero en el Teatro Jovellanos de Gijón, Asturias y estará próximamente en Madrid, Barcelona y Bilbao.

Compuesta por Francisco Asenjo Barbieri, sobre libreto castellano de José Picón, se estrenó en el Teatro de la Zarzuela de Madrid el 22 de diciembre de 1864 con gran éxito. Desde entonces, supone uno de los hitos de nuestra historia musical del siglo XIX y uno de los emblemas del estilo nacional en su historia inicial como tal.

"Pan y Toros" es una reflexión sobre un período de la historia de España de gran movimiento político y de inmensa riqueza ideológica. Esta propuesta semiescenificada combina la música de Barbieri con los Diarios de Jovellanos (interpretado por un actor vestido como el cuadro de Goya del autor, que a modo de flashback, narrará un recuerdo nebuloso de un pasado vivido, como si el propio Jovellanos, protagonista de aquel periodo de la historia, contará aspectos de su vida personal, intelectual y político).

La historia se sitúa en la época de la aristocracia corrupta (encabezados por el corregidor Quiñones y Pepita Tudó) y por los ilustrados y la aristocracia culta: Goya, la princesa de Lúzan, el capitán Peñaranda y el propio Jovellanos.

El título alude a la expresión castellana Panem te Circenses (pan y circo), que describe la fiesta de los bueyes como una diversión que nutre las bajas pasiones del pueblo y amortigua los conflictos sociales.

La música de "Pan y Toros" de Barbieri otorga gran presencia a la raíz popular (tendencia que el compositor afianzaría una década más tarde en su obra maestra: "El barberillo de Lavapiés"). Como anécota, usa la melodía de "La Marsellesa" en modo menor en la introducción del primer acto. Utiliza ritmos de danza para ilustrar ambientes populares (con el bolero, la jota y la seguidilla) y los nobles (gavota y contradanza). Para evocar efectos de distancia se sirve de una pequeña orquesta interior en las escenas de danza aristocrática y de una orquesta de plectro para acompañar la que quizás sea la pieza más popular de la zarzuela: el pasodoble "Al sueño de las guitarras y seguidillas".

Secciones

Espectáculos relacionados

Relacionados