Ricardo III

EVENTOS: 17 diciembre en La pensión de las pulgas


Presentación de "Sagrado Corazón 45"

Sagrado Corazón 45.
Sagrado Corazón 45.

 El salón de La Pensión de las Pulgas acogió ayer la presentación de un texto teatral: "Sagrado Corazón 45", escrito por José Padilla y editado por Bartleby. Fue un acto trascendental, porque en la presentación había una buena noticia pero, sobre todo, una promesa en forma de colección en desarrollo: se llamará, se llama, "Max, no te pongas estupendo". En resumen, la presentación era importante porque se quiere que sea la primera de muchas. ¿Y qué hay de "Sagrado Corazón 45"? La obra la defendió, más que nadie, Luis Luque.

Amigo y compañero de José Padilla, Luque es uno de los más prestigiosos directores de escena de la actualidad. Afirmó que "Sagrado Corazón 45", una obra multitemporal sobre el efecto que una amenaza externa, real o imaginada, tiene sobre la vida de los personajes, huye de la pretenciosidad. 'Sólo cuenta una historia y lanza preguntas', afirmó, y eso es lo que situaría a la obra en la liga de los grandes. Luque habló con entusiasmo cariñoso de la manera de escribir de Padilla, de su habilidad para 'conectar con el tiempo actual', de su propia relación con el texto ahora editado. Alabó cómo fue puesto en escena (por el propio Padilla y Eduardo Mayo) y, en suma, despertó las ganas de leerla.

Padilla cometió la grandeza de 'olvidarse' de su texto, y ya sólo por eso merece ser leído. Se le transparentaba el entusiasmo por verse en papel, desde luego, y contó con detalle todo el proceso creativo de la obra: que tiene su origen en una pieza corta escrita para un taller exclusivo e internacional (el Obrador d'Estiu de la Sala Beckett de Barcelona), que en La Casa de la Portera se la acogieron bien pero le pidieron una ampliación y que la escribió de buen grado, para enriquecerla con los matices que la preparación de un montaje ofrece. Pero se le transparentaba más todavía el deseo de ser el primero sólo durante un rato, de que muchos viniesen a hacerle compañía. Sostuvo que hay candidatos de sobra, pues la dramaturgia vive un período de efervescencia: 'No sólo no tenemos nada que envidiar, sino que estamos al nivel de cualquiera'.

En esa misma idea insistió el editor de Bartleby, Pepo Paz: 'En los viajes que hago por España con proyectos para la editorial, he percibido una reescritura constante y valiosa del género teatral'. Publica teatro porque el teatro se mueve, vino a decir. Aunque el entusiasmo tuvo mucho que ver en la decisión: 'La locura de lanzarse a editar teatro no habría sido posible sin la insistencia de Esther Santos (coordinadora de la colección). Ella es la que encontró este texto y la que me llamó una y otra vez para decirme lo bueno que era. Cuando lo leí, me convencí'. ¿Por qué una colección? Para darle cabida a toda esa efervescencia de dramaturgos jóvenes haciendo grandes cosas. La primera piedra está puesta; si le siguen más, y así parece, y la respuesta es buena, el de ayer pasará de momento trascendental a momento histórico.

Secciones

Relacionados