Ricardo III

GIRA: 4 y 5 diciembre en el Teatro Zorrilla de Valladolid


Rafael Álvarez "El Brujo" se vuelve flamenco e interpreta "El testigo".

Rafael Álvarez el Brujo
Rafael Álvarez el Brujo

El sábado 4 de diciembre y el domingo 5 de diciembre, en el Teatro Zorrilla de Valladolid, Rafael Álvarez “El Brujo” representa "El Testigo".  La obra muestra una visión lúcida del ser humano, desnudo, sin aditivos, desde una mirada realista, popular, de invención poética, donde el flamenco y el viento del sur acompañan a cada palabra del gaditano Fernando Quiñones. En este 'relato escénico', en torno a la vida y miserias del cantaor Miguel Pantalón, convergen diferentes elementos del universo 'quiñoniano': la caleta gaditana, el duende del cante, la idea de ser poseído por los ancestros, el nervio gitano... Y quién mejor que Rafael Álvarez 'El Brujo' para llevarlo a escena.

El propio actor comenta con todo detalle su relación con el texto y el autor: "Conocí a Fernando Quiñones en los años setenta. Daba unos recitales de cante y poesía acompañado a la guitarra por otro gran poeta de su generación: Félix Grande. Me invitaron a recitar con ellos unos poemas (Eran poetas andaluces contemporáneos suyos, entre los que recuerdo especialmente a Pedro García Baena).

El acto fue en el colegio mayor de San Juan Evangelista de Madrid. Quiñones me bautizó después y me presentó al público diciendo: es una rapsoda. Los cantaores flamencos son rapsodas y Fernando Quiñones era poeta y rapsoda. Era un hombre especial. Su físico era chocante: Ni guapo ni feo. Raro. Su voz todavía la recuerdo. Cierro los ojos leyendo el texto de "El testigo" y puedo oírla. Cuando leí por primera vez "El testigo" oí LA VOZ.

Me ocurrió hace años cuando hice "La taberna fantástica". Y nunca más. Ese es el motivo real por el cual yo estoy involucrado en este trabajo. Además, es una deuda antigua. El flamenco fue para mí un ritual de iniciación al arte y fue un método secreto para ganar seguridad cuando comencé a trabajar en el teatro. A los tonos y a los gritos del cante yo les debo mucho como actor. Mi voz se permeó de todo ello, como de todo lo que oí en mi infancia en Andalucia. Todavía suena todo eso en mi memoria como las campanas de la iglesia de mi pueblo. Al misterio que encierra el canta jondo le debo más, pero eso no puedo explicarlo aquí. Tengo que hacerlo en el escenario, con el texto de Fernando Quiñones.

A lo largo de dos meses de ensayo he ido descubriendo cada vez más matices y sabiduría poética, y sentido del ritmo, y de la medida, y delicadeza, en este aparente costumbrismo que encubre en el texto de Quiñones, algo más que está debajo de la fachada: el conocimiento profundo y el estilo de un grandisimo escritor. No me extraña en absoluto que Borges le apreciara sobremanera.

Espero estar a la altura de las circunstancias y vengo aquí con el respeto y la reverencia que me inspiran tanto el cante como la mestróa literaria de un hombre que supo transmutar su devoción por el cante en filosofía, poesía y gracia. Cuando Francisco Ortuño (Al que agradezco que pusiera en mis manos esta joya), me dijo que este texto era la elevación del flamenco a la categoría de pensamiento yo no sabia lo que estaba diciendo. Aunque la frase me gustó. Por quedar bien le dije: Por supuesto. Y me quedé pensando... pero de verdad que no lo sabía.

Hoy, después de haber estudiado "El testigo", yo puedo asegurar que el cante ya es en si mismo pensamiento. El cante está elevado cuando se hace presente a través de alguien como Miguel Pantalón, El cante es el diamante de la India, como ha dicho Fernando Quiñones. Ya ha habido algunos cantaores que han ido desde Andalucía hasta la India buscándolo. Pero ¿Qué es ese diamante? ¿Que secretos encierra? Y un Miguel Pantalón ¿Dónde calza hoy día, un Miguel Pantalón? Espero que después pueda usted mismo estas preguntas. O o. Yo ya me tengo que ir yendo porque empieza la función. Con su permiso antes voy a tomarme una copita. El golpe de viento es malo para la voz. Pero... ya está.... ¡Voy! Empieza la función. Rafael Álvarez.

Precios:
Platea: 25€. Anfiteatro y Palcos: 20€

Secciones

Espectáculos relacionados

Relacionados