Cuando menos te lo esperes…