No hay mejor defensa que un buen tinte