Crítica de “Climax”

8 temporadas de éxito. Ahora puedes verlo en el Teatro Maravillas de Madrid

Climax!
Climax!
Nuestra opinion crítica de Climax. Un torbellino de emociones al rojo cargadas de un humor extraordinariamente desinhibido y original.

Crítica de Climax
Teatro Maravillas de Madrid
Una crítica de Javier Torres

Intérpretes:
Víctor Palmero
Alicia Fernández
Berta Hernández
Cristina Soria
David Carrillo
David Trabucchelli
Estefanía Rocamora
Nicolás Gaude

Dirección: Paco Rodríguez; Isidro Romero
Autoría: Alejandro Melero
Vestuario: Maria Ángeles Ruiz Abad
Iluminación y Sonido: Aitor Rodríguez
Escenografía: Pamela Sánchez Borrego
Producción: Laindalo Creaciones

Sobre Climax

Climax es un torbellino de emociones al rojo cargadas de un humor extraordinariamente desinhibido y original. Son un conjunto de historias que como pétalos formas una rosa de rojo pasión. Las historias compones un collage de colores vivos y en ocasiones delirantes. Un rato de entretenimiento garantizado.

Esta comedia de Sketches, tiene varios galardones desde su exitoso debut. Y sigue conquistando y ganando cada noche el premio del aplauso y la risa del público. Esta obra de teatro ha recibido numerosos premios y ha sido una auténtica revelación.  Y eso que lleva ya 8 años. Y los que le quedan. Por eso nos hemos animado a hacer esta crítica de Climax.

También se han hecho montajes en otros países como Perú o Argentina. Y ha estado de gira nacional en varias ocasiones.

Horarios y días para ver este espectáculo

Crítica de Climax

Esta obra de teatro es un éxito por su eclecticismo original y arrebatador. Mezcla de estilos, de géneros, de circunstancias, una macro comedia de situaciones a cual más divertida. Todas estas influencias y la mezcla asombrosa forman la tormenta perfecta del humor. También es una sesión múltiple de psicoterapia vicaria donde el espectador proyecta sus frustraciones y les da una vuelta de tuerca para descubrir el lado más divertido y por ello sanador.

Las emociones pueden ser diversas y aunque como ya todos sabemos, la realidad es neutra, todos la teñimos y tintamos a nuestro gusto o disgusto. Las hay de soledad, miedos, lascivia incontenida, frustración, ansiedad y hasta de pánico en una incontenible huida hacia adelante. El público transita de emoción en emoción abriendo la Caja de Pandora pero con libertad, consciencia y alegremente confiado porque el humor tan ingenioso e inteligente permite que el tránsito y la catarsis no sea dolorosa sino muy al contrario, gozosa y repito, por ende, sanador.

Además, tampoco hay mucho tiempo para detenerse mucho porque las situaciones discurren a un ritmo trepidante y los personajes con sus tonos, gestos y de una manera especular y proyectiva van generando en el espectador una emoción tras otra y una risa da paso a la siguiente sin tiempo para juntar los labios.

La obra es una mezcla de géneros donde no falta ni el musical como es una mezcla de situaciones y de personajes y de emociones pero todo ello hilado en lo que todos tenemos de diversidad y controversidad. Los personajes son magistrales en su tragicomicidad y multiplicidad y los actores recorren un registro tras otro sin dar tregua al espectador que no pierde ripio.

El montaje

Es sencillo. Y la escenografía facilita, por su simplicidad práctica, el desarrollo de las escenas. Además del seguimiento de los diálogos y las interacciones entre los personajes. Sí. interacciones arrebatadoras porque son jirones de sentimientos en los que el espectador se siente descosido aunque en realidad se ve despojado de un ropaje que al caerse a golpe de carcajada permite aflorar una piel más tersa y sana. Situaciones cómicas en un cementerio, una consulta médica y hasta tópicas que no por ello dejan de ser resultonas y funcionar como catalizador de emociones liberadoras.

Todos los personajes pasan por situaciones en las que al final alcanzan su crisálida, su clímax, su cumbre existencial de manera en ocasiones casual y contradictoria, como la vida misma.

Un joven atenazado por el pánico que ve una luz en medio de una cegadora oscuridad. Una luz en forma de generosa ayuda inesperada. Dos mujeres que se aman y se desean y viven en el anhelo y el deseo mutuo compartido. Y otras muchas historias de pulso vital acelerado que llevan al espectador de emoción en emoción en una montaña rusa de risas y diálogos intensos.

Sobre el equipo y la crítica de Climax

La dirección es muy acertada. Especialmente por la combinación de una composición tan variada de situaciones. Y como no, por la dirección del elenco compuesto por Víctor Palmero, Alicia Fernández, David Carrillo, Cristina Soria, David Trabuchelli, Estefanía Rocamora y Nicolás Gaude. Todos ellos dan una intensidad arrolladora a sus personajes y que son capaces de cambiar de registro de manera tan creíble y vital.

Alegrando Melero es el autor de un texto que lleva dejando ojipláticos a los espectadores varias temporadas y con llenos completos. Dirigida por Paco Rodríguez e Isidro Romero que magistralmente componen esta sucesión de sketches que no dan tregua al público que se desternilla en las butacas.

El Teatro Maravillas es en esta ocasión la sala donde se reúnen todos estos personajes en busca de un espectador que no tema aderezar la cotidiana realidad con una pizca de morbosa comicidad.

Conclusión de nuestra crítica de Climax: Si buscan una psicoterapia breve pero efectiva o si tan solo quieren disfrutar un buen rato de risas y de teatro divertido no duden en pasar por el Maravillas esta temporada.

Comprar Entradas

 Reserva tu parking anticidapamente, y ahorra dinero: Infórmate

Facebook Comments