Entrevista a Susana Abaitúa

ENTREVISTA:

Para Susana Abaitúa, protagonizar "La flaqueza del bolchevique" tiene un significado especial. La de Manuel Martín Cuenca es una de las tres películas que impulsaron a esta joven actriz a dedicarse a la interpretación. Fascinada entonces por el trabajo de María Valverde, ahora es ella quien interpreta, los martes en el Teatro Lara de Madrid, al personaje de Rosana, la chica que encuentra escape a su incomodidad en la relación con un hombre cínico y mayor. Lo interpreta Adolfo Fernández, a quien ya entrevistamos, y hablamos ahora con la actriz para que nos cuente todos los detalles sobre el montaje.

Teatro a Teatro.– ¿Qué cuenta "La flaqueza del bolchevique"?

Susana Abaitúa-. Este montaje, es una adaptación muy muy muy fiel a la novela. Se aleja bastante de la película. La novela habla en primera persona, es como la corriente interna del pensamiento que interpreta Adolfo [Fernández]. Y es que el teatro te permite eso, hablarle al público y contarle qué te está sucediendo en la cabeza. Toda la obra, por eso, se construye desde el punto de vista del personaje de Adolfo. Hay un momento en la vida de este hombre, después de un accidente de trafico y debido a unas cosas que suceden, en el que se acaba encontrado con mi personaje, que es el de Rosana. Ahí surge algo entre dos personajes que se parecen en que ninguno se siente a gusto en el entorno en el que vive, que se parecen más de lo que ellos mismos creen.

A mi personaje, por ejemplo, los planes se le hacen pequeños dentro del instituto. Y al encontrarse con el hombre, se descubre que ambos comparten algo, algo en la forma de ver las cosas. Ella encuentra, además, a alguien que por fin la trata como a una mujer, y no como a una niña. Él le habla de tú a tú, le hace los comentarios y los chistes que se le harían a una mujer y en esa terreno ella se siente a gusto. De hecho, eso es lo que le engancha de él.

Teatro a Teatro-. La obra gira en torno a la curiosa y cambiante relación de estos dos personajes. Cuéntamos cómo se desarrolla esa relación…

Susana Abaitúa.- Pues lo hace a través de la risa, jajajaja. Porque se lo pasan muy bien juntos. Es el personaje de Adolfo el que tiene una carga muy fuerte de chistes y de humor negro con el que Rosana se ríe continuamente. ¿Qué se ve? Pues se ve a una pareja, olvidándonos de la edad de cada uno, que se lo está pasando muy bien. Entonces, lo que te apetece es que estén juntos.

Teatro a Teatro-. En esa relación también hay mucho de reto, ¿no?

Susana Abaitúa.– Continuamente, muchísimo. Es todo el rato una partida. Una partida de ajedrez. Hay uno que mueve una ficha y el otro tiene que mover la otra. Jugando y jugando con las cabezas, porque son dos personajes muy inteligentes.

Teatro a Teatro.- ¿Cómo ha sido el procesos de creación y de ensayos, con Adolfo y con el codirector de la obra, David Álvarez?

Susana Abaitúa.- ¡Qué te voy a decir! Ha sido maravilloso. Es la tercera obra que hago con Adolfo y cuando me la propuso estábamos haciendo la primera, que se llamaba "Naturaleza muerta en una cuneta". Para mí fue increíble porque yo empecé a ser actriz por tres películas, una de ellas fue "La flaqueza del bolchevique"; "Léon", la primera peli de Natalie Portman y "El viaje de Carol", de Clara Lago. Quizá porque era justo mi edad cuando las ví. Había algo de María Valverde en "La flaqueza…" que yo, al verlo, pensaba: "Yo quiero hacer eso". Me apasionaba ver su trabajo y ahí fue donde yo descubrí que quería hacer lo mismo y contar historias.

El proceso ha sido maravilloso. Muy tranquilo, sin ninguna presión. También, como nos conocemos tanto, ya sabemos muy bien por dónde tenemos que trabajar… Empezamos a ensayar en casa de Adolfo, de hecho… Y con David también muy bien, porque se conocía la obra y es una persona que ve muy bien los personajes, sabe muy bien cómo explicarte por dónde cree que tienen que ir. En mi caso era difícil, porque yo tengo 25 años y el personaje tiene 17. Entonces, ni hacerme muy la niña, porque eso puede quedar muy mal, pero tampoco podía ser adulta. Ahí, jugando con esa línea, David ha sabido dirigirme muy bien desde fuera y ayudarme a hallar ese punto medio que nos hacia falta para Rosana.

Hacer la obra de teatro diez años después es muy bonito, es como cerrar un círculo. Y además en teatro, que es lo que más me apasiona del mundo.

Teatro a Teatro.- Me gustaría volver un momento a la película para preguntarte cómo has trabajado tu personaje. ¿La has tenido muy presente?

Susana Abaitúa.- He intentado alejarme de la película todo lo posible. Cuando Adolfo me propuso la obra, yo le dije: Yo no puedo hacerla… si María Valverde tiene 14 años en la película, ¿cómo voy a hacerla yo? Y me dijo: leéte el libro, saca de tu cabeza la película y lee el libro. Y es tan distinto… No digo ni mejor ni peor, porque de hecho la película la escribió el autor del libro. Pero, en el libro, mi personaje es la chica más desarrollada de la clase, está en el último curso, tiene curvas… Cambia mucho.

Yo me basé más en eso. Y aproveché que la novela explica muy bien el personaje. Pero te tengo que decir que sí me inspiré en alguien. Concretamente, en Carey Mulligan en la película "An Education". De hecho, la risa de Rosana es la risa de Carey Mulligan en esa película.

Teatro a Teatro.- La obra se estrenó en Huesca, ya ha tenido un par de funciones en el Lara. ¿Cómo está siendo la respuesta del público?

Susana Abaitúa-. Increíble. De verdad, es que parece que s mi obra y la estoy vendiendo muy bien, pero es que estoy entusiasmado. En la obra, Adolfo está hablando durante un rato con el público y ya después aparece mi personaje. Yo, durante ese rato, en el estreno, tuve una tranquilidad increíble porque Adolfo se llevó al público al bolsillo a partir del minuto 5. La gente entró en el humor, porque es un humor muy ácido, muy negro, y puede gustarte o no gustarte. Pero Adolfo estuvo espléndido y para mí fue muy sencillo, porque yo ya sabía que el público estaba con nosotros. Los aplausos luego se notaron.

Y estoy encantada de trabajar en el Teatro Lara. Tengo muy buen recuerdo de la sala pequeña, porque ví allí "Las heridas del viento" y aluciné. Pero es que además creo que se ha hecho muy bien las cosas en ese teatro: tiene su público, han sabido programar las obras y ahora mismo, vayas cuando vayas, hay gente. Es un gusto verlo tan lleno de vida.

Teatro a Teatro.- Ya para acabar: ¿qué otros proyectos tienes?

Susana Abaitúa-. Afortunadamente, tengo varias cosas. He estado de gira por España con "Windermere Club" y además estoy grabando una serie en Barcelona, para Telecinco. El director es Pau Freixas, el de "Pulseras rojas", y se llama "Sé quién eres".

Compra aquí tus entradas para "La flaqueza del bolchevique"

Facebook Comments