Maestrissimo llega a Madrid en pleno coronavirus

25 de agosto en los Teatros del Canal de Madrid

Maestrissimo llega a Madrid en pleno coronavirus
Maestrissimo llega a Madrid en pleno coronavirus
Maestrissimo es el espectáculo sucesor de Pagagnini. Idea original, creación y dirección de Yllana. Teatros del Canal de Madrid.

Maestrissimo llega el 25 de agosto a los Teatros del Canal de Madrid. Idea original, creación y dirección de Yllana. Dirección artística de Juan Ramos y David OttoneIntérpretado por Eduardo OrtegaJorge FournadjievIsaac M. Pulet y Jorge Guillén “Strad”. Producción ejecutiva de Marcos Ottone.

Así es Maestrissimo, las aventuras y desventuras de un cuarteto de cuerdas en un período indeterminado entre los siglos XVII y XVIII (Barroco y Neoclasicismo).

Un músico de relleno, un segundón sin apellidos pero con un talento descomunal, intentará progresar en el escalafón y alcanzar el título de maestrissimo. ¿Serán su talento y su genialidad suficientes como para hacerse un hueco en un mundo tan jerarquizado? ¿Conseguirá el prestigio que por derecho se merece?

En la misma línea que Pagagnini, pero con una entidad propia, Maestrissimo deleitará a los espectadores con una cuidadísima estética y unos personajes divertidísimos, abordando temas como la ética, la creación, la originalidad y el valor del arte en la sociedad, al mismo tiempo que repasa momentos cumbre de la música clásica.

Repertorio

  • Invierno, Antonio Vivaldi
  • Souvenir, Pablo Sarasate
  • Capricho nº 20, Niccolò Paganini
  • Mozart Remix, Wolfgang Amadeus Mozart
  • Zapateado, Pablo Sarasate
  • The Blues, Maestrissimo
  • Politonos sin tono ni sono
  • Barraca, Maestrissimo
  • La jota navarra, Pablo Sarasate
  • Asturias, Issac Albéniz
  • 5ª Sinfonía, Ludwig van Beethoven
  • Enter Sandman, Metallica
  • Danzas húngaras nº 5, Johannes Brahms
  • Danubio azul, Johann Strauss
  • Roxanne, The Police
  • Bachsterday, Johann Sebastian Bach + The Beatles
  • Tocata y Fuga, Johann Sebastian Bach
  • La lista de Schindler, John Williams
  • Las Czársás, Vittorio Monti
  • Palladio, Karl Jenkins

Vestuario, peluquería y maquillaje: Tatiana de Sarabia

El motor de arranque fue la premisa de dirección de diseñar algo «preciosista» partiendo de la moda palaciega del siglo XVIII. El vestuario, de inspiración barroca, no pretende ser historicista. Para el diseño, patronaje y selección de tejidos se buscó también que fuesen favorecedores desde un sentido estético actual y, sobre todo, que fuesen funcionales, ligeros y cómodos. Cuatro personajes iguales con ligeras diferencias, sobre todo cromáticas y de peinado, para definirlos y distinguirlos.

En un homenaje a los instrumentos que tocan (violín y violonchelo) y aprovechando la forma de los trajes barrocos, en el diseño se permiten la libertad de convertirles sutilmente en sus instrumentos. Mástil y efes se insinúan dejando al público que complete.

En cuanto al diseño del maquillaje buscan, con Sara Álvarez, un maquillaje que pareciese del siglo XVIII pero que fuese fácil de aprender para ellos y de mantener durante la función. Esto nos llevó a simplificarlo y a escoger productos ligeros como la base nácar que sustituye a la base blanca.

Un homenaje a los telones teatrales del teatro barroco que conviven en una caja escénica que arropa y da foco a los «Maestrissimos». La escenografía ha sido ideada por dirección y traducida en diseño, más como «guardiana de una unidad estética» que como escenógrafa.

La música del Maestrissimo: Eduardo Ortega

Partiendo de una estética musical barroca, Maestrissimo llega a Madrid. Descompone cualquier puritanismo estilístico. Tomando a Bach y a Vivaldi como referentes en el repertorio, avanzan a través de Mozart, Brahms, Beethoven, Sarasate y cómo no, a través de nuestro querido Niccolo Pagagnini. En busca de la obra perfecta, estos cuatro músicos se adentran en su vida cortesana en territorios desconocidos para el oído de la época.

En estos accidentes musicales conviven la música clásica y barroca con otros clásicos de grandes grupos del rock, del pop y del jazz, bandas sonoras de películas y casi cualquier expresión musical (incluso el cante flamenco) que pase por el filtro de este cuarteto, cuyo recorrido en el espectáculo pone en valor la importancia de la creatividad para escribir las grandes páginas de la historia de la música y los innumerables ladrones que siempre están acechando.

Facebook Comments
5/5 - (2 votos)