Nace el teatro renacentista

Justo Sotelo

La época de los Reyes Católicos marcó un punto de inflexión en los orígenes del teatro español, ya que comenzó el llamado teatro renacentista. Es el momento de Juan del Encina, con unas obras que gustaron tanto a los cortesanos como al pueblo, e incluso de Fernando de Rojas y su "Celestina".

La alusión a la invención de la imprenta tiene también su lugar en el discurso de Moratín, al igual que el trabajo de Cisneros y la Universidad Complutense. Moratín también menciona las ocho comedias de Torres Naharro, del que dice que “apartándose de la manera tímida de componer que Juan de la Encina había seguido, dio a sus comedias mayor interés y extensión; las dividió en cinco jornadas, aumentó el número de los personajes, y pintó en ellos caracteres y afectos convenientes a la fábula, adelantó el artificio de la composición, y sujetó algunas de sus piezas a las unidades de acción, lugar y tiempo” (pp. 29 y 30 del libro de Moratín).

Moratín menciona a Díaz Tanco, que escribió tres tragedias que se han perdido, las comedias de Castillejo y las traducciones de Plauto, y luego se refiere a la perversión de unas obras que parecía que iban por buen camino hasta que se desviaron por varios motivos, entre los que destacaba el olvido de las humanidades en las universidades, el hecho de que los siguientes reyes no valorasen en exceso las obras poéticas, y menos aún el teatro o el triunfo de las fantasías de los libros de caballerías que tanto éxito tenían entre el público lector y convertían la verosimilitud de las obras de teatro en algo minoritario. Cuando los autores de teatro decidieron hacer obras más del gusto popular, introduciendo hechos fantásticos e inverosímiles, contribuyeron a corromper el arte de la escena.

Las obras que se representaban en el interior de los templos, autos de Navidad y sacramentales, comenzaron a salir al exterior, y el teatro moderno fue sumando las características que lo definirían con el paso del tiempo. Son importantes las grandes composiciones de Garcilaso, y es una lástima que no se escribiera de esa forma, lo que llevó a las autoridades a sacrificar "lo útil por lo necesario".
 

Facebook Comments